5 consejos para conservar hierbas aromáticas durante el invierno

¿Te gustaría disfrutar de las hierbas frescas de temporada en tus platos de invierno? El equipo NEFF te revela 5 consejos que conservarán tus hierbas aromáticas este invierno, y disfrutar de los aromas naturales en tu cocina.
Print Friendly, PDF & Email
hierbas aromáticas de invierno

¿Te gustaría disfrutar de las hierbas frescas de temporada en tus platos de invierno? El equipo NEFF te revela 5 consejos que conservarán tus hierbas aromáticas este invierno, y disfrutar de los aromas naturales en tu cocina.

HIERBAS DELICADAS Y LEÑOSAS

En primer lugar, debes entender la diferencia entre las plantas delicadas y plantas con tallo leñoso. Las plantas que tienen un tallo grueso pueden sobrevivir sin problemas en el invierno. Estas son, por ejemplo, el romero, la salvia, el tomillo, el orégano y la lavanda. Son muy resistentes y no requieren especial atención cuando las temperaturas son frías. Perfectas para tenerlas listas cuando desees y darle un toque a tus platos.

Por otro lado, las plantas con tallo tiernos como la albahaca, el cebollino, el perejil, el eneldo, el perifollo o la mejorana, son más frágiles y requieren más atención. Por lo tanto, deberás tomar algunas precauciones básicas como: controlar temperaturas bajas, evitar sol directo, ajustar bien los riegos, etc.

LAS PLANTAS DELICADAS EN INTERIORES

El consejo que te puede dar cualquier jardinero es tener dentro del más frágiles durante el invierno. Crecen mejor, de hecho, la temperatura de tu casa será favorable para su crecimiento. Para estas plantas puedes pensar en un lugar soleado de tu casa, por ejemplo, el alfeizar de una ventana. Una vez pasado invierno, puedes sacarlos fuera, sin olvidarnos de que hay hierbas aromáticas que nunca viene mal tenerlas a mano para alegrar nuestros platos y nuevas creaciones.

UN MINI INVERNADERO

En NEFF nos encanta crear, por ello te animamos a que construyas un pequeño invernadero, para el almacenamiento de tus plantas. Simplemente unos listones de madera y unas piezas de plástico grueso, puede ser suficiente para proteger a las hierbas del frío, y además nos ayudará a conseguir una ambientación natural en nuestra casa.

UNA CAPA PROTECTORA EN LA PLANTA

Para que el suelo que rodea las plantas no se congele, puedes cubrirlo con hojas, ramas y otros materiales orgánicos. Cuando pase un tiempo estos elementos se descompondrán, y formarán una capa protectora sobre el suelo, ésta actuará de aislante. Gracias a ella será más difícil que el suelo se congele.

UNA PARED DE PROTECCIÓN

Para proteger tus hierbas del viento de invierno, puedes rodearlas con algunos azulejos. Estos también absorben el calor del sol antes de proyectarlo a los elementos que lo rodean.

Romero, hierbas aromáticas

¿Te animas a hacer un huerto o ya lo tienes? Si es así, nos encantará que compartas con nosotros el resultado o que nos enseñes si tienes alguna idea innovadora para ello. Te recordamos que puedes suscribirte para seguir recibiendo nuestros más variados contenidos.

Relacionados

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*