5 SENCILLOS CONSEJOS PARA EMPLATAR COMO UN CHEF

Cocinar buenos platos es una cosa y presentarlos con elegancia, otra bien distinta. Las tiendas disponen de un montón de utensilios para facilitarte la tarea: moldes, pinzas, biberones, sopletes, marcadores, espátulas… pero ¿sabías que con el uso de algunos trucos simples (y sin utensilios específicos), también se puede realizar verdaderas obras de arte en tu plato? Para ello, Neff te da 5 consejos de oro
idPost18683

Cocinar buenos platos es una cosa y presentarlos con elegancia, otra bien distinta. Las tiendas disponen de un montón de utensilios para facilitarte la tarea: moldes, pinzas, biberones, sopletes, marcadores, espátulas… pero ¿sabías que con el uso de algunos trucos simples (y sin utensilios específicos), también se puede realizar verdaderas obras de arte en tu plato? Para ello, Neff te da 5 consejos de oro:

Calentar el plato

Antes de preparar tu plato es necesario calentarlo ligeramente. No sólo va a retener mejor el calor de los ingredientes, sino que además los puedes decorar sin prisas. Para calentarlos no hay nada mejor que los módulos de calentamiento, pero también puedes hacerlo en el horno y en el horno microondas.

Si te decantas por el microondas te sugerimos que humedezcas primero los platos ligeramente con agua fría y luego caliéntalos unos minutos en el microondas. Sécalos y ya los tienes listos para emplatar. Si eres de los que prefieres calentarlos en el horno, colócalos 10 minutos a 80°C.

Céntrate en el ingrediente principal

En el teatro, como en la cocina, siempre hay un ingrediente principal. En nuestro contexto, a menudo se trata de una hermosa pieza de carne o pescado cuidadosamente dispuesta en el centro del plato. El segundo acto está cargado de alimentos ricos en almidón como las patatas, pasta o arroz que acompañan a la carne o el pescado. Una manera de emplatarlo sería hacer un pequeño nido de tallarines con un tenedor o una bola de masa de arroz con dos cucharas.

Las verduras proporcionan la reverencia final entorno al ingrediente principal. Y no olvides, lo interesante es agregar volumen al plato combinando diferentes ingredientes entre sí.

La comida entra por la vista: la importancia de los colores

Jugar con el contraste de los colores realza más el plato. Piensa en asociaciones clásicas como como rojo y verde, amarillo y púrpura, o incluso azul con naranja. El éxito de un plato obviamente no se basa en los colores, sino que también tiene en cuenta la forma y la textura. Congelados, crujientes, suaves, líquidos…. busca crear combinaciones para añadir armonía a tu plato.

La creatividad en la salsa

El tiempo en donde la salsa se servía a un lado dispuesta en un cuenco o recipiente especial, ha pasado a mejor vida. Ahora, las salsas y aderezos forman parte intrínseca del propio plato. No sólo aportan sabor al plato, sino que le dotan de un aspecto de modernidad. Para presentar la salsa que acompaña el plato es importante la creatividad. Se puede decorar, por ejemplo, colocando puntos de salsa usando la manga pastelera o un biberón de cocina. Los aros de cocina también son nuestros aliados. Coloca el aro en el centro del plato y dispensa la salsa con una cuchara por el interior del aro realizando un semicírculo.

… y el toque final

Para acabar de rematar la faena, añade un toque verde, algo de crujiente o una flor comestible.

Si después de leer este artículo, quieres poner tus nuevos conocimientos en práctica, te damos tres deliciosas recetas para que dejes a tus comensales con la boca abierta:

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+Email to someone
15/06/2017
||

Escribir un comentario


*