6 claves para decorar una cocina de estilo nórdico

¿Cómo puedes recrear este estilo en tu cocina? Blanco, madera y detalles muy cuidados son sus señas de identidad. Pero hay más. A continuación, te damos seis claves con las que tienes que jugar para lograr que tu cocina presuma de atmósfera escandinava. ¿Te animas a unirte a esta tendencia?
Print Friendly, PDF & Email
cocina estilo nordico

Foto: Pinterest.

Luminosas, cálidas, acogedoras, prácticas, minimalistas… Son tantos los atractivos de las cocinas de estilo nórdico, que hace tiempo que dejaron de ser exclusivas de los países escandinavos para convertirse en una de las propuestas decorativas favoritas en el resto de Europa. Además, el estilo escandinavo no se limita a interiores modernos o vanguardistas, sino que también encaja en decoraciones clásicas y rústicas, e incluso encontramos el estilo nórdico industrial.

¿Cómo puedes recrear este estilo en tu cocina? Blanco, madera y detalles muy cuidados son sus señas de identidad. Pero hay más. A continuación, te damos seis claves con las que tienes que jugar para lograr una cocina de estilo nórdico en tu hogar. ¿Te animas a unirte a esta tendencia?

1.- LUZ

La decoración escandinava se basa, principalmente, en solventar la falta de luz natural debido a los numerosos días con la escasez. Por eso, en la cocina de estilo nórdico encontramos grandes ventanales, en la mayoría de los casos, sin vestir. Siempre que sea posible, una solución arquitectónica ideal es integrar una terraza al interior con grandes superficies acristaladas que dejen pasar la luz desde el exterior. Aquí te dejamos un enlace a un post anterior donde se explican las claves para ganar luz natural en la cocina.

2.- EL BLANCO, EL COLOR POR EXCELENCIA

Color luminoso y predominante, en las cocinas nórdicas. El blanco es el protagonista indiscutible. No sólo está presente en el mobiliario, sino también en paredes e incluso en el suelo. Pero además de multiplicar la luz, el blanco consigue transmitir sensación de limpieza y se convierte en el fondo perfecto para mezclar muebles de diferentes estilos –otra de las características del estilo nórdico–, así como diferentes estampados y tonalidades en textiles y complementos. Para mantener una imagen uniforme, los electrodomésticos integrables es una solución maravillosa, te permitirá conseguir un efecto de blanco absoluto.

3.- MATERIALES NATURALES

Para compensar la frialdad del color blanco, las decoraciones escandinavas se completan con detalles y complementos en madera y fibras vegetales. La madera es, en muchas ocasiones, el material escogido para suelos, encimera, muebles auxiliares, como la mesa y las sillas del comedor, así como para el menaje y otros accesorios de cocina, que también se eligen de fibras. Eso sí: siempre madera en tonalidades claras, como el haya o el abedul. Por lo que introducir elementos naturales crean un plus a la decoración escandinava.

Si quieres ir más allá y darle un toque de modernidad, nada mejor que combinar blanco y madera con electrodomésticos de acero.

4.- PEQUEÑOS TOQUES DE COLOR

Con esta paleta, blanco más madera, también se introduce colores nórdicos en otros elementos para animar la decoración escandinava: desde sillas y lámparas de estilo escandinavo hasta los revestimientos –como en este caso­– pasando por textiles y adornos. Sin duda, nada mejor para romper la monotonía de un espacio que añadir pinceladas de contraste.

En cuando a los estampados, se imponen los motivos geométricos como puedes observar en la imagen superior, una tendencia que nos acompaña desde la temporada pasada.

5.- MEZCLA DE ESTILOS

Los interiores nórdicos nos han enseñado que con diseños de épocas, estilo o acabados diferentes se logran decoraciones visualmente más ricas que cuando se abusa de la uniformidad. La clave está en saber integrar esas piezas para que el resultado final sea lo más armónico posible. En la imagen superior, puedes apreciar una cocina con diferentes tipos de sillas de estilo nórdico, dando una imagen de discontinuidad de estilos.

En ocasiones además de apostar por diferentes estilos, se apuesta por la mezcla de colores, como en la imagen que puedes ver a continuación. ¿Qué te parece esta idea? En la cocina de estilo nórdico, se apuesta por muebles de líneas sencillas, rectas o ligeramente curvadas y, aunque suelen ser de madera, también es frecuente encontrar piezas de color o pintadas en tonos pastel.

Foto: Casa&Diseño.

6.- FUNCIONALES Y ACOGEDORAS

El objetivo de la cocina de estilo nórdica es crear una atmósfera acogedora, que invite a pasar agradables momentos en familia. Por eso, además de reservar una zona para montar un salón-comedor de estilo nórdico, es fundamental recurrir a soluciones que ayuden a tener un espacio ordenado y práctico, con muebles funcionales.

En definitiva, blanco y madera, formas sencillas y pinceladas de contraste en tonos intensos para lograr una cocina cálida y luminosa, llena de vitalidad y optimismo.

 

¿Quieres compartir con nosotros alguna idea más? ¡Cuéntanosla! Y si has puesto en práctica estas ideas de decoración de casas nórdicas, enséñanos el resultado.

Y si quieres estar al día de las tendencias de decoración en cocina o ideas fabulosas para recetas no puedes no formar parte de nuestra comunidad, formada por grandes apasionados a la cocina. ¡Suscríbete!

Relacionados

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*