Atrévete a cocinar con flores

Estamos en primavera, una estación más que indicada para cocinar con flores. ¿Crees que es difícil? Cocinar con flores tiene algo de sofisticado y vanguardista, de hecho, el chef francés Michel Bras nos ha demostrado que cocinar con flores es todo un arte. Es la auténtica belleza llevada al plato. Sin embargo, te sorprendería saber que las flores ya las encontramos como ingrediente en los recetarios tradicionales, de hecho, en la antigüedad, ya se comían desde China a Sudamérica. En la actualidad, en Tailandia, el pollo al curry con flores de cítricos es un clásico de su cocina. En Europa, en concreto en Francia, las flores de calabacín rellenas de requesón, brandada de bacalao o foie son una exquisitez.
Flores comestibles

Estamos en primavera, una estación más que indicada para cocinar con flores. ¿Crees que es difícil? Cocinar con flores tiene algo de sofisticado y vanguardista, de hecho, el chef francés Michel Bras nos ha demostrado que cocinar con flores es todo un arte. Es la auténtica belleza llevada al plato. Sin embargo, te sorprendería saber que las flores ya las encontramos como ingrediente en los recetarios tradicionales, de hecho, en la antigüedad, ya se comían desde China a Sudamérica. En la actualidad, en Tailandia, el pollo al curry con flores de cítricos es un clásico de su cocina. En Europa, en concreto en Francia, las flores de calabacín rellenas de requesón, brandada de bacalao o foie son una exquisitez.

Una amplia variedad de flores para cocinar

Las flores de sauco, que pueden tomarse en tempura, las flores de hibisco, los pétalos de rosa, la violeta, la caléndula, la verbena, el pensamiento, el azafrán o la lavanda son sólo algunos ejemplos con los que aromatizar y decorar deliciosos platos. También son maravillosas las flores de albahaca (de color blanco, rosa o morado) que darán un aroma más delicado que la propia albahaca a tus platos, las de lila o las flores de naranjos o limoneros. Si tienes jardín o huerto, seguro que algunas de ellas las podrías cultivar y poner en tu mesa en más de una ocasión.

Es evidente que el color, el aroma, la textura y el sabor son propiedades que encontramos en las flores y que aportan ese toque más que especial a infinidad de recetas. Hoy en día es fácil encontrar flores comestibles en el mercado. Hay establecimientos donde las tienen con frecuencia, perfectamente envasadas y conservadas para que permanezcan frescas y en buen estado, pero si no, seguro que también es posible que puedas encargarlas a tu frutero habitual.

 

Algunas recetas con flores

 Cristalizar flores para tomarlas de postre: Puedes cristalizar cualquier flor que sea comestible. Para ello, la rosa y la violeta son especiales, su textura, su aroma y su forma se mantienen por más tiempo. Tomarlas es una delicia.

Para prepararlas tan sólo necesitas elegir los pétalos que quieres cristalizar, una clara de huevo y azúcar blanco. Lo primero que debes hacer es retirar los pétalos de la rosa y limpiarlos con un paño seco. Si usas violetas, lo mejor es que las cristalices enteras. Con ayuda de un pincel, pinta los pétalos con la clara de huevo por ambas caras, dando una capa fina y retirando los excesos. Después, pon los pétalos en un cuenco amplio con azúcar blanco y espolvorea más azúcar sobre ellos. Sacude cada pétalo para retirar el exceso de azúcar y ponlos en una bandeja cubierta de papel antiadherente. Déjalos endurecer de 8 a 10 horas  y ya los tienes listos para decorar tus platos o tomar como golosina junto con una infusión o un café.

Postres con flores:

Hay infinidad de postres que puedes aromatizar o decorar con flores. Tartas, pasteles, galletas, pastas, mousses, flanes, natillas, compotas, macedonias, mermeladas y confituras pueden versionarse de una forma sorprendente sólo incluyendo en su preparación algún tipo de flor.

Si quieres iniciarte en la cocina de postres con flores, desde Neff te animamos a hacer un par de recetas que te traemos de la mano de la chef de cocina y directora de The Home Academy, Rita Cifuentes. Con ella aprenderás a elaborar esta deliciosa tarta de queso y lima o estas natillas con perfume a la lavanda.

Flores en los platos salados:

Hay más flores de las que imaginas para decorar y perfumar tus platos salados, para llenar de color y sofisticación aquellas recetas que ya haces habitualmente. Tan sólo necesitas abrir la mente y confiar en tu intuición culinaria y creatividad.

El sabor y el perfume que las flores pueden aportar a tus platos son sorprendentes. La capuchina, por ejemplo,  servida en ensalada, aporta un sabor delicioso con variados matices que supera a muchas verduras. La lavanda, no sólo es capaz de aromatizar platos dulces, también salados como carnes y pescados y con los pétalos de rosa puedes hacer deliciosas mermeladas para acompañar platos salados.

Si quieres preparar una receta en la que la flor sea la máxima protagonista, te recomendamos elaborar la flor de calabacín rellena de bacalao. Esta flor la puedes encontrar con asiduidad en fruterías un poquito más gourmet. Si te atreves con este plato, ideal para recibir, te proponemos la receta desarrollada por la chef de cocina Rita Cifuentes

Infusiones, cócteles y champán de flores:

El hibisco la rosa o las flores de sauco son un verdadero espectáculo para elaborar ricas bebidas. Por ejemplo, con las pequeñas flores de sauco, que se agolpan en ramilletes, puedes hacer, además de siropes, refrescos e infusiones, un delicado champán.

Para elaborarlo necesitarás 5 litros de agua mineral, 12 flores grandes de sauco, 600 gr. de azúcar, medio vaso de vinagre y 1 k de limones. Su preparación es sencilla. Pon a hervir el agua, retira del fuego y deja que atempere. Añade el azúcar, las flores, los limones troceados y el vinagre. Deja en reposo tapado con un paño a temperatura ambiente durante 5 días. Remueve diariamente. Pasado el tiempo de maceración, filtra y envasa. En 30 días ya podrás tomarlo, durante esta maceración ten en cuenta que generará mucho gas.

Para tomarlo, sírvelo en la copa más bonita que tengas con lima fresca o pétalos de rosa, ¡lo disfrutarás como algo único!

Aprender a cocinar con flores:

Si quieres aprender a cocinar con flores, aprovecha el taller que acaba de lanzar The Home Academy para este mes de mayo. Te sorprenderá la de cosas que puedes elaborar en tu cocina con las flores.

Romero, hierbas aromáticas

Cómo cultivar flores comestibles:

Conviene que los pétalos comestibles provengan de flores que se hayan cultivado sin pesticidas ni otros residuos químicos. Si esta primavera quieres cultivar tú mismo estas flores, comprobarás que es una tarea agradable y nada difícil. Prepara maceteros con buena tierra en la zona de tu terraza o jardín que tenga sol y sombra y en la que no falte la humedad.

Puedes comenzar por sembrar cebollino en maceteros. El cebollino da unas flores azul violeta o blancas, deliciosas, son  como diminutas cebolletas que estallan en el paladar. La capuchina es otra planta fácil de cultivar y sus flores naranjas las podrás utilizar para dar color y sabor a tus ensaladas. Las fucsias, los girasoles, las rosas pueden cultivarse también de forma sencilla en macetas.

En primavera, también aparecen en el campo muchas flores comestibles, aprender a observar cómo son estas flores y conocer cuáles son comestibles y cuáles decorativas puede ser una experiencia de lo más enriquecedora.

También debes saber que el momento adecuado para la recolección de las flores es por la mañana, cuando tienen toda la fuerza del amanecer. Córtalas con parte del tallo y déjalas hasta su utilización en un recipiente con agua o reservadas en el frigorífico.

 

¿Te atreves a cocinar con flores? Si es así, cuéntanos tu experiencia.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+Email to someone

Relacionados

Escribir un comentario


*