Barras de cocina y barras de desayuno, la solución para cocinas grandes y pequeñas

Si tú también estás pensando en ubicar una barra de desayunos en tu cocina, echa un vistazo a los ejemplos que te presentamos a continuación. Compáralos con la planta y dimensiones de tu cocina para destinarle un lugar donde no obstaculice el paso.
Print Friendly, PDF & Email

Ganar una superficie de apoyo extra en la cocina con una barra de cocina para desayunos o comidas informales es una tendencia cada vez más habitual en las casas actuales. En espacios pequeños, permite contar con una pequeña zona de comedor y, en los casos en los que la escasez de metros no es un problema, es una solución para organizar y distribuir la superficie. Pero, ¿dónde se debe colocar? ¿Cuál es el sitio más indicado? Sin duda, aquel en el que la barra no obstaculice el paso.

 

Si tú también estás pensando en ubicar una barra de desayunos en tu cocina, echa un vistazo a los ejemplos que te presentamos a continuación. Compáralos con la planta y dimensiones de tu cocina para destinarle un lugar donde no obstaculice el paso.

Claves cocina perfecta

A MODO DE PENÍNSULA

Una opción en las cocinas abiertas al salón –también cada vez más frecuentes– es prolongar la encimera de trabajo en una península con barra de desayunos para diseñar una distribución bien en forma de U o bien en forma de L. Para integrarla en la decoración y conseguir que tenga una presencia estética, la barra se puede rematar con un costado vertical en el mismo material y color que el de los muebles o que el de la encimera de trabajo.

Lo normal será dejar el espacio que queda debajo de la barra libre de muebles para poder alojar las piernas cómodamente. Pero cuando se necesite contar con espacio de almacenaje, será posible ubicar armarios inferiores siempre que la encimera cuente con una barra volada de, al menos, 20 cm.

BARRA DE DESAYUNOS EN LA ISLA

La barra de desayunos también puede formar parte de la isla de la cocina. De este modo, además de contar con una amplia superficie de trabajo, ganaremos un cómodo espacio para desayunar o comer.

Lo normal es que la isla acoja la placa de cocción, el fregadero o ambos elementos. Por eso, para conseguir una isla ergonómica, lo ideal es que combine encimeras a dos alturas diferentes: una de 90 cm para cocinar o preparar alimentos, y otra superior, en torno a los 110 cm para comer.

EN COCINAS LINEALES

 Cuando se trata de plantas alargadas en las cuales los muebles y electrodomésticos se concentran en un único frente, una opción muy habitual es destinar la pared que queda libre de armarios para situar una barra de desayunos acompañada de dos taburetes que no estorben el paso. En este caso, la planta de la cocina debe tener, al menos 2,20 m de ancho para circular con fluidez.

Al igual que ocurre a la hora de diseñar la distribución de muebles y electrodomésticos, cuando hay que decidir dónde colocar la barra de desayunos es fundamental tener en cuenta la ubicación de ventanas, puertas y radiadores.

CUESTIÓN DE GUSTOS

La barra de desayunos se puede diseñar como un elemento más de la cocina o bien utilizarla como elemento divisorio entre dos zonas o ambientes.

En el primer caso, para que la barra quede integrada en la decoración, lo ideal es que esté realizada en el mismo material y acabado que la encimera de trabajo.  En cambio, si preferimos que quede delimitada de la cocina propiamente dicha o bien que actúe como elemento de paso entre un ambiente y otro, siempre se puede realizar en un material o color de contraste.

 

Sea como sea de lo que no hay duda es de que una barra de desayunos es una superficie extra ideal tanto de apoyo como para ganar una zona de comedor.  Si estás pensando en crear tu espacio, o tienes el tuyo propio, anímate a compartirlo con nosotros, y no olvides suscríbete para seguir recibiendo ideas de diseño y decoración válidas para cocinas con gusto de todos los tamaños.

Relacionados

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*