Claves para diseñar una cocina abierta al resto de la casa

Te damos las claves para diseñar una cocina abierta al resto de la casa. Descubre cómo realizar una perfecta integración y que tu proyecto sea un éxito.
Print Friendly, PDF & Email

Cada vez son más las viviendas que optan por abrir la cocina al resto de la casa, por crear grandes zonas sociales donde esta estancia comparte espacio con el salón y el comedor. Y es que, con esta solución, además de ganar amplitud visual y dejar que la luz fluya, se favorece y fomenta la interacción entre las personas en un espacio diáfano, sin perderse de vista y charlando cuando así se desee.

Así que, si tú también te estás planteando tirar tabiques e integrarla al resto de la vivienda, ten en cuenta las siguientes claves:

Decoración equilibrada

Es fundamental que cocina y salón formen un conjunto equilibrado y armónico, es decir, que guarden una sintonía estética. Para ello conviene que los muebles de la cocina sean de un color o acabado que encaje con los del salón, y que la encimera sea de un material que aporte personalidad a la estancia, de piedra natural o sinterizada. Una opción segura es decorar la cocina con armarios lacados en blanco mate, que encajan con cualquier propuesta decorativa.

Los electrodomésticos

Cuida la ubicación de los electrodomésticos para que pasen lo más desapercibidos posibles desde el salón o bien opta por electrodomésticos integrables, como los de NEFF. En este punto, lo más importante es invertir en una buena campana extractora, que sea potente y silenciosa, para que humos y olores no vayan al resto de la casa, y que su funcionamiento no moleste o resulte incómodo. Si optas por una distribución de la cocina con una isla que acoja la zona de cocción, también puedes optar por extractores de techo o bien por las nuevas placas con extractor integrado, ya que quedan completamente camufladas.

Juntos, pero no revueltos

Apostar por un “open concept” no implica renunciar a que cada ambiente tenga su personalidad, es más, conviene diferenciar unos de otros. Para ello, existen multitud de recursos tanto visuales como físicos. Lo más fácil es jugar con los revestimientos: cubrir el suelo de la cocina con un material diferente al de salón o bien pintar las paredes en tonos que contrasten. Una solución perfecta cuando se trata de grandes espacios es colocar una isla (recuerda que a su alrededor debe quedar un espacio libre de 90 cm) o una península que marca el límite entre un ambiente y otro. Cualquiera de estos dos elementos, acompañados de un par de taburetes, se convertirá en una práctica barra de desayunos en el salón o el comedor.

El orden, una máxima

Lo que debes tener en cuenta es que, al no haber tabiques tu cocina quedará a la vista de todos. Una cocina abierta requiere de cierto orden que te facilite la integración con el resto de tu familia mientras tú cocinas, por ejemplo, y tus hijos ven la tele en el salón.

En todo caso, si tu cocina no es muy grande y muebles y electrodomésticos se concentran en un frente, puedes optar por instalar unas puertas correderas que te permitan comunicar o independizar las estancias según te interese.

Como ves, las cocinas abiertas al salón son una tendencia en auge y hay cientos de posibilidades y maneras para hacerlo. Si necesitas algunas ideas para inspirarte y que tu cocina abierta sea todo un éxito, puedes leer este post que te será de gran ayuda.

Si tú también has integrado tu cocina a otros espacios de la casa cuéntanos el resultado y comparte con nosotros tu experiencia.

Relacionados