COCINAS DISTRIBUIDAS EN FORMA DE L, IDEAS PRÁCTICAS PARA TODAS LAS COCINAS

Agrupar los muebles y electrodomésticos en dos paredes que forman un ángulo recto es, junto con la distribución lineal, la forma más habitual de organizar los metros disponibles de una cocina. Se trata de una formula perfecta tanto para optimizar el espacio en cocinas pequeñas como para ubicar una zona de comedor en aquellas en las cuales la escasez de metros no es un problema. La distribución en forma de L es ideal para cocinas de cualquier tamaño, ya sean grandes, medianas o pequeñas. Por eso, si estás pensado en reformar la tuya, conviene que estudies muy bien su planta y dimensiones para sacar todo el partido posible al espacio con una de las distribuciones más funcionales y versátiles que existen.
Cocina

Agrupar los muebles y electrodomésticos en dos paredes que forman un ángulo recto es, junto con la distribución lineal, la forma más habitual de organizar los metros disponibles de una cocina. Se trata de una fórmula perfecta tanto para optimizar el espacio en cocinas pequeñas como para ubicar una zona de comedor en aquellas en las cuales la escasez de metros no es un problema. La distribución en forma de L es ideal para cocinas de cualquier tamaño, ya sean grandes, medianas o pequeñas. Por eso, si estás pensado en reformar la tuya, conviene que estudies muy bien su planta y dimensiones para sacar todo el partido posible al espacio con una de las distribuciones más funcionales y versátiles que existen.

PLANTA Y DIMENSIONES

En cocinas pequeñas de planta cuadrada, una distribución en forma de L rentabiliza el espacio. Aunque el tamaño y la forma de la cocina determinan en buena parte la distribución de muebles y electrodomésticos, más importante que el espacio disponible es valorar nuestras prioridades, es decir, a qué le damos más importancia: si queremos que tenga una zona de comedor, un triángulo de trabajo cómodo, capacidad de almacenaje…

En cualquier caso, la distribución en forma de L se puede instalar en cualquier cocina, excepto en aquellas con más de dos puertas, o en las que tienen menos de 1,50 m de ancho.

La distribución en forma de L también es una forma de organizar el espacio muy frecuente en cocinas abiertas al salón, pues en muchos casos, se utiliza una península para independizar los ambientes. En este caso, el frigorífico y las zonas fregadero y cocción se concentraron en el mismo frente, y la encimera se prolongó en una L con armarios inferiores, que delimita la cocina propiamente dicha del resto del espacio.

TRIÁNGULO DE TRABAJO EN LAS COCINAS EN FORMA DE L

Los principales puntos de trabajo en la cocina son las zonas de cocción, fregadero y almacenaje o frigorífico. La teoría del triángulo de trabajo consiste en conectar estas zonas a través de tres líneas rectas. Éstas deben medir entre 1,2 y 2,7 m cada una y la suma de los tres lados debe oscilar entre 4 y 8 metros.

En definitiva, de lo que se trata es de trazar un triángulo con una forma lo más ergonómica posible, que entre estos puntos quede una distancia eficiente para evitar recorridos innecesarios, optimizar la instalación de los electrodomésticos y crear una zona de trabajo cómoda.

En este caso, con las zonas de cocción y almacenamiento en agrupadas en el mismo frente y el fregadero, en la península, se establece un triángulo de trabajo equilibrado.

CON ZONA DE COMEDOR

Una de las ventajas que ofrecen las distribuciones en forma de L es que permiten aprovechar tanto el centro de la estancia como la pared que queda libre de muebles para ubicar acogedora zona de comedor, con una mesa rodeada de varias sillas.

Cuando se trata de cocinas pequeñas, siempre es posible sustituir la mesa por un pequeña barra de desayunos adosada a la pared para no obstaculizar el paso y acompañarla de un par de taburetes.

ARMARIOS, VITRINAS O BALDAS

Sea cual sea la distribución del mobiliario escogida, es importante dar con el diseño más apropiado para no agobiar el espacio. En las cocinas en forma de L, a menos que la prioridad sea ganar zonas de almacenaje, conviene alternar un frente de armarios altos con otro visualmente más ligero, con vitrinas o estantes.

También resulta estéticamente muy atractivo dejar en uno de los frentes tan sólo con una campana extractora decorativa y ocupar el segundo con armarios superiores o vitrinas. En Neff contamos con una variedad de campanas decorativas de pared que, además de destacar por su diseño, están equipadas con avanzadas prestaciones y se adaptan a todos los espacios.

Después de estas anotaciones, seguro que planificar tu cocina te resulta mucho más fácil. Ten en cuenta sus dimensiones, la forma de la planta y, sobre todo, es conveniente acudir siempre a profesionales que nos ayuden a estudiar y diseñar el proyecto que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+Email to someone

Relacionados

Escribir un comentario


*