Alcachofa: trucos y recetas para cocinar perfectamente un alimento de temporada

La alcachofa es una hortaliza propia del invierno. Su recolección suele comenzar en el mes de octubre así que es un alimento perfecto para introducir desde ya en nuestros hogares. Para elegir las más adecuadas has de fijarte en el tamaño (mejor las más grandes) y las de color verde claro. En cuanto a su conservación es necesario almacenarlas en un lugar fresco y si se guardan en bolsas de plástico en el frigorífico, pueden aguantar hasta una semana.
Pero lo verdaderamente importante, además de la correcta selección del producto, es limpiarla y cocinarla.
Aquí te indicamos los pasos que has de seguir para conseguir una cocción perfecta y además, te proponemos 3 salsas con las que acompañar las alcachofas y una deliciosa receta: alcachofas confitadas al vacío con chicharrones ibéricos adobados y guindilla encurtida.
Alcachofas y bacon

La alcachofa es una hortaliza propia del invierno. Su recolección suele comenzar en el mes de octubre así que es un alimento perfecto para introducir desde ya en nuestros hogares. Para elegir las más adecuadas has de fijarte en el tamaño (mejor las más grandes) y las de color verde claro. En cuanto a su conservación es necesario almacenarlas en un lugar fresco y si se guardan en bolsas de plástico en el frigorífico, pueden aguantar hasta una semana.

Pero lo verdaderamente importante, además de la correcta selección del producto, es limpiarla y cocinarla.

Aquí te indicamos los pasos que has de seguir para conseguir una cocción perfecta y además, te proponemos 3 salsas con las que acompañar las alcachofas y una deliciosa receta: alcachofas confitadas al vacío con chicharrones ibéricos adobados y guindilla encurtida.

¡MANOS A LA OBRA!

  • Llenar una cazuela con agua fría y el zumo de un limón.
  • Cortar el tallo de la alcachofa y retirar las hojas inferiores.
  • Para evitar que la alcachofa se oxide, frótala con un limón cortado por la mitad
  • Hervir el agua y el zumo de un limón y cocinar la alcachofa durante unos 30 minutos. Para comprobar si está lista o no, pínchala suavemente con un cuchillo. Si el cuchillo sale fácilmente es que ya está cocinada.
  • Retirar las alcachofas del agua y dejar enfriar.
  • Desprender las hojas externas y comer la parte blanda.

CÓMO ACOMPAÑAR LAS ALCACHOFAS

Las alcachofas combinan muy bien con diversas salsas y te mostramos nuestras 3 favoritas.

  • Vinagreta de mostaza. Mezclar 5 cucharadas de aceite de oliva, una cucharada de vinagre de vino blanco, una cucharadita de mostaza en grano y una cucharadita de miel. Si quieres puedes añadir un diente de ajo. Batir y ¡listo!
  • Alioli de alcachofa: Hacer una mayonesa con aceite, huevo, limón y sal. Añadir al final un ajo batido y un poco de mostaza al gusto.
  • Aceite de oliva. Sin duda para sacar el sabor a una buena alcachofa no hay nada más rico que un buen chorro de aceite sazonado con pimienta.

Recetas deliciosas

Combinar la cocción al vacío con los alimentos de temporada es un completo acierto. Nuestro Cheff Neff Diego Ferrer nos da las claves para preparar unas alcachofas confitadas al vapor con chicharrones ibéricos adobados y guindilla encurtida. Todo un acierto si quieres comer sano y sorprender a tus comensales.

Imprimir receta
Alcachofas confitadas al vacío con chicharrones ibéricos adobados y guindilla encurtida.
Alcachofas al vacío
Raciones
4 personas
Ingredientes
  • 8 Alcachofas
  • 3 dl de aceite de oliva virgen extra
  • 5 g de sal fina
  • 1 diente de ajo
  • 2 bolsas de vacío
  • 2 guindillas en vinagre
  • 150 g de panceta ibérica adobada
  • 2 dl de aceite de girasol
  • Cebollino fresco
  • 1 limon
  • Sal en escamas
  • Molinillo de pimienta negra
Raciones
4 personas
Ingredientes
  • 8 Alcachofas
  • 3 dl de aceite de oliva virgen extra
  • 5 g de sal fina
  • 1 diente de ajo
  • 2 bolsas de vacío
  • 2 guindillas en vinagre
  • 150 g de panceta ibérica adobada
  • 2 dl de aceite de girasol
  • Cebollino fresco
  • 1 limon
  • Sal en escamas
  • Molinillo de pimienta negra
Alcachofas al vacío
Instrucciones
  1. Pelar las alcachofas con guantes de latex sin cortar el tallo, tan solo pelarlo con una puntilla sin que se rompa, vaciar el interior con un sacabolas y después cortar en cuartos a lo largo. Preparar un bol de agua con unas hojas de perejil rotas y medio limón exprimido para evitar que las alcachofas se ennegrezcan.
  2. Una vez las alcachofas estén limpias y escurridas, meterlas en una bolsa de sellado y envasarlas con un diente de ajo, sal fina y el aceite de oliva virgen. Programar el módulo de sellado al nivel 3 de vacío y de sellado.
  3. Cortar la panceta ibérica adobada en lonchas finas y meter en bolsa de vacío con un poco de aceite de oliva. Envasar al 3 de vacío y de sellado.
  4. Introducir en el horno precalentado en programa de cocción al vacío a 95 ºC durante 1 hora y media las dos bolsas sobre bandeja de acero perforada en la guía 2.
  5. Retirar, enfriar y abrir para consumir o etiquetar y conservar en nevera 1 mes.
  6. Escurrir bien los chicharrones y freírlos de 2 a 3 minutos en aceite a 180 ºC hasta que crujan y se doren. Cuidado, el aceite salta y es necesario tapar la sartén. Escurrir sobre papel y dejar enfriar.
  7. Montar el plato con las alcachofas calientes, encima chicharrones, guindilla cortada en juliana fina y el cebollino picado. Aderezar con sal en escamas y pimienta negra.

Y para que no te quedes con las ganas de poner en practica estos maravillosos consejos, aquí te dejamos varias recetas:

Seguro que con estas recetas te conviertes en todo un experto, si es así, te animamos a compartir el resultado de tus platos con nosotros.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+Email to someone

Relacionados

Escribir un comentario


*