CONOCE LAS TÉCNICAS DE COCINA MÁS RELEVANTES PARA PREPARAR TUS SALSAS

¿Conoces las técnicas más relevantes para la elaboración de tus salsas? Descubre en este post algunas de ellas. Tus platos no volverán a ser lo mismo.
Print Friendly, PDF & Email
Técnicas de cocina para elaborar salsas

Seguro que muchas veces has oído hablar de ellas, pero quizá no sabes exactamente en qué consisten.

Hoy te explicamos con detalle las técnicas más relevantes para la elaboración de tus salsas. Te garantizamos que tus platos no volverán a ser lo mismo.

¿Te animas a probar?

TÉCNICA 1: DESGLASAR Y REDUCIR

Desglasar es una técnica culinaria que consiste en añadir un líquido a un recipiente en el que previamente hemos cocinado una carne o verdura, con el fin de recuperar los jugos que se quedan adheridos en la superficie. De esta manera obtenemos una salsa que concentra todo el sabor del alimento que hemos cocinado.

Esta salsa, elaborada con extractos procedentes de los jugos de cocción de carnes o verduras, es conocida con el nombre de gravy, sobre todo en el Reino Unido. Aunque el gravy fresco tiene seguidores incondicionales en todo el mundo y su fuerte y sabrosa personalidad es el resultado de una técnica correcta.
Un buen gravy agrupa todos los sabores de la cocción de la carne, huesos y verduras utilizados en una comida, además de otros ingredientes.

El proceso consiste en desglasar la olla o la cazuela que hemos utilizado para freír la carne, vertiendo agua o vino, eliminando así el residuo dorado que se forma en la parte inferior, disolviéndolo y dando lugar a un caldo aromático que sirve de base para una salsa.

Si dejamos que hierva a fuego lento sin tapar durante un buen rato, el agua se evaporará y se intensificará el sabor del líquido restante a medida que se reduce. ¿Quién necesita más sabor?

Placa con extractor integrado NEFF

Paso 2:

Vierte la salsa de la cacerola en una sartén a través de un colador y deja cocer a fuego lento si deseas mejorar la consistencia. Ha llegado el momento de probar la salsa y rectificar de sal si fuese necesario. La salsa concentrada se puede congelar y recalentar antes de servir. Para acabar la salsa, bate unos 50 g de mantequilla fría cortada en cubos; este proceso se denomina montar con mantequilla y aporta a la salsa más cuerpo, un brillo atractivo y un toque cremoso.

Dos aliados imprescindibles para el asado perfecto: Un gravy intenso y un horno Slide&Hide®, para poder cocinar sin obstáculos.

Crepes con salsa

TÉCNICA 2: ESPESAR CON AGAR-AGAR

Si estás elaborando una salsa de frutas dulce, necesitarás un aglutinante que no altere el sabor. El agar-agar es fácil de usar y no desnaturaliza las vitaminas. Puedes utilizarlo para preparar helados, crepes o puddings y dumplings.

Una buena salsa de frutas tiene garantizados los elogios dondequiera que se sirva. La forma más rápida de prepararla es sencillamente triturar frutas del bosque y, voilà, ya tienes una salsa de frutas. Sin embargo, si quieres preparar la salsa con cítricos, manzanas o peras, tendrás que trabajar de un modo diferente para conseguir una textura espesa y suave.

La mejor forma de hacerla es con agar- agar, un espesante vegetal que se obtiene a partir de algas deshidratadas. Además de ser totalmente insípido y poder unir líquidos en cuestión de minutos, el agar-agar tiene la ventaja de que no necesita calentarse durante mucho tiempo, por lo que los aromas, las vitaminas y otras sustancias fitoquímicas presentes en el zumo de la fruta no se desnaturalizan.

Preparación. Paso 1:

Para elaborar una salsa de cítricos, exprime el zumo de los limones, limas y naranjas y mézclalo con agar-agar y la cantidad de agua indicada en el envase. A continuación, calienta el azúcar en una sartén hasta que se caramelice, asegurándote de que no se oscurece demasiado porque, de lo contrario, el sabor se amargará.

Paso 2:

Cuando el caramelo adquiera un ligero tono dorado, añade la mezcla de zumo preparada y remueve enérgicamente. En cuanto el zumo se haya espesado, puedes retirar la sartén del fuego y añadir otros sabores al gusto: licores, semillas de vainilla, canela o incluso una pizca de guindilla deshidratada molida en un mortero.

Antes de añadir el zumo recién exprimido al azúcar caramelizado, mézclalo con agar-agar. Para dar un toque extra de sabor, añade rodajas de cítricos al postre.

 

Técnicas de cocina para salsas

Relacionados

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*