Las zanahorias no siempre fueron de color naranja (y otras curiosidades sobre los vegetales)

Cuando pensamos en alimentos, lo primero que nos viene a la cabeza es su color. Las zanahorias son naranjas; las berenjenas, violetas; los tomates, rojos… Esto se debe a que nuestra memoria funciona por imágenes. El color y la forma son los elementos más básicos y lo primero que nos vienen a la mente cuando pensamos en ellos.

Sabemos que otros alimentos tienen más colores, como los pimientos (verdes, rojos, naranjas y amarillos). En ese caso, la variedad no nos sorprende pero, ¿y si nos enseñan un pimiento azul?

Es, de forma natural, es un ejemplo imposible pero lo que ya no lo es tanto son las combinaciones de colores y verduras que te presentamos a continuación. Combinaciones que te sorprenderán tanto a ti, como a tus invitados la próxima vez que pintes tu mesa con tonalidades atípicas y rompedoras de vegetales.

Cuando pensamos en alimentos, lo primero que nos viene a la cabeza es su color. Las zanahorias son naranjas; las berenjenas, violetas; los tomates, rojos…  Esto se debe a que nuestra memoria funciona por imágenes. El color y la forma son los elementos más básicos y lo primero que nos vienen a la mente cuando pensamos en ellos.

Sabemos que otros alimentos tienen más colores, como los pimientos (verdes, rojos, naranjas y amarillos). En ese caso, la variedad no nos sorprende pero, ¿y si nos enseñan un pimiento azul?

Es, de forma natural, es un ejemplo imposible pero lo que ya no lo es tanto son las combinaciones de colores y verduras que te presentamos a continuación. Combinaciones que te sorprenderán tanto a ti, como a tus invitados la próxima vez que pintes tu mesa con tonalidades atípicas y rompedoras de vegetales.

zanahorias
zanahorias de varios colores

Zanahorias moradas (e incluso, rojas): ¿Sabías que originalmente las zanahorias no eran naranjas? La primera de ellas se produjo en Holanda sobre el siglo XVI a través de cruces artificiales. La idea era conseguir una zanahoria tan naranja como el color del emblema de la casa real holandesa de Orange. Y ha sido ese color el que ha desbancado a las zanahorias moradas hasta nuestros días. En Mallorca podemos encontrar este tipo de hortaliza que toque más dulzón y picante, ideal para complementar una crema de calabaza

Batata morada: igual que su contrapartida naranja, es una “patata” dulzona exquisita. Originaria de Okinawa, está considerada medicinal por la cantidad desmesurada de vitaminas y minerales que tiene.

Fruta del Dragón: también llamada Pitaya es la fruta más común de los “Chinatown” en Londres y Nueva York. Impresionante en su presentación y de lo más curiosa al gusto; su textura es la de un kiwi y su sabor tiene un toque lechoso.

Coles de Bruselas rojas: un experimento un poco curioso, fruto de descuidar una plantación de coles de Bruselas al uso. El resultado son unas coles de color mucho más pintón y un toque dulce que, hervidas con pimentón picante están deliciosas

Calabacín amarillo: aunque su sabor no difiere casi nada del calabacín verde, su tonalidad es más resultona para cremas y purés. También para una receta ligera de arroz con calabacín y lima, por ejemplo

Berenjena blanca: una hortaliza típica de Cataluña y recientemente recuperada. Su carne es más melosa y dulzona por lo que, de entrada, nos ahorra el problema de mantenerla a remojo con sal antes de cocinarla.

Acelga multicolor: una de las verduras con más vitaminas y minerales puede ser también de las más coloridas y, en conjunto con su tallo blanco, la podemos encontrar con las hojas verdes, anaranjadas, amarillas, rojizas…

Fresas blancas: esta variedad estuvo a punto de extinguirse en latinoamérica, hasta que Reino Unido y Holanda retomaron su cultivo. En Japón se la conoce como “Shiroi Houseki” (joya blanca), cuesta un ojo de la cara y sabe… ¡a piña!

Plátano rojo: primo hermano tropical de los plátanos amarillos, su carne es un poco más dulzona y cremosa, sin tanta fibra. Una delicia si lo incluimos en un batido de leche, nata y fresas.

Yo me lo planto, yo me lo como

 Afortunadamente en muchas de nuestras ciudades ya podemos adquirir estas frutas y hortalizas y comenzar a degustarlas. Además, el mundo de las semillas nos abre infinitas posibilidades de cultivo en nuestros propios huertos. Hacerse con simientes de  tipo de hortalizas es ya muy fácil en tiendas especializadas en horticultura o bien en Internet. Espacios como Funky Seeds, Semilla en casa,  Planeta Huerto y muchas más, nos lo ponen muy fácil para adquirir gran variedad a buenos precios.

Y si una vez tienes los ingredientes y no sabes cómo cocinarlos de forma original, puedes consultar nuestro panel en Pinterest sobre ricas verduras, y te proponemos una deliciosa receta de Verduras Asadas con crema de aguacate. ¿Te animas a prepararla?

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+Email to someone

Relacionados

Escribir un comentario


*