Envasado al vacío y cocción a baja temperatura, la solución para la planificación de tu menú semanal

Todos hemos tenido que enfrentarnos al eterno dilema de ¿qué vamos a comer esta semana? En estos tiempos de prisas, la planificación de los menús semanales cobra una dimensión extraordinaria, pero tenemos la solución: un envasador al vacío y un horno con programa de cocción al vacío.
Print Friendly, PDF & Email

Todos hemos tenido que enfrentarnos al eterno dilema de ¿qué vamos a comer esta semana? En estos tiempos de prisas, la planificación de los menús semanales cobra una dimensión extraordinaria, pero tenemos la solución: un envasador al vacío y un horno con programa de cocción al vacío. Pues sí señores y señoras, con esta combinación voy a detallaros el escenario perfecto para planificarnos de manera magistral desde las compras, conservación, cocciones y combinaciones posibles para solucionar gran parte de nuestra dieta diaria.

Cheff NEFF Diego Ferrer

CON EL ENVASADOR AL VACÍO VAMOS A PODER MANTENER LOS PRODUCTOS PERECEDEROS FRESCOS DURANTE MÁS TIEMPO. Tan solo envasando al vacío los productos, vamos a sacarle hasta un 100% de vida útil extra puesto que el vacío preserva el producto de la oxidación del aire y de la proliferación de muchas bacterias que, sin vacío, actúan de manera implacable para estropear cualquier alimento. Un ejemplo claro es la carne y el pescado. Un pollo o merluza, que habitualmente aguanta en la nevera un máximo de 3 días cubierto con papel film o en un recipiente hermético, envasado al vacío podemos darle hasta los 7 días de vida útil en la nevera sin bajar de los 4º C habituales. Solo este punto es un avance enorme de cara a planificarnos las compras de casa sin necesidad de tener que comprar productos frescos varios días a la semana. Además de esta gran ventaja, está la del formato. Podremos envasar de manera individual las raciones o en varias dentro de una bolsa mas grande. También podemos congelar envasado al vacío. Esto protege perfectamente del efecto del hielo la superficie del producto evitando que se queme en el congelador perdiendo agua, aroma y sabor. Tan solo hay que descongelar de 30º C a 40º C en la función de descongelar del horno, que combina el movimiento del aire con grado de humedad y temperatura constante. Sobre una rejilla en la guía 3 puedes descongelar en tan sólo 15-20 minutos porciones de carne y pescado, platos ya elaborados y envasados al vacío y congelados.  También hay que tener presente que lo que nos sobra un día de una comida, sea un guiso, una pasta, legumbre o verduras, puede ser aprovechado para una comida para próximos días en perfecto estado de conservación con una buena regeneración.

Toca hablar en este punto de las cocciones al vacío que nos pueden ayudar a conservar, y ser un hábito útil en nuestro día a día, además de aportarnos calidad nutricional y organoléptica. Por ejemplo, una manera muy saludable de cocinar pollo o pavo a baja temperatura sería envasarlo en las porciones adecuadas a nuestra necesidad familiar. Ya sean en pechugas enteras, llenando una bolsa grande con 1kg de pechugas o en bolsas pequeñas una sola o trozos. Se puede elegir los condimentos que más nos agraden, y envasarlos con una mezcla de hierbas frescas, ajo, sal, pimienta negra molida y aceite de oliva virgen. También se pueden envasar con una mezcla triturada de salsa de soja con jengibre fresco pelado; o cascara de naranja con salsa barbacoa y ralladura de naranja; o con un aceite aromatizado de vainilla, canela, jengibre, cítricos, humo, especias, etc. El caldo de ave y caldo de verduras también nos servirían. En cualquier caso, el líquido de gobierno a envasar con el producto principal, sería suficiente con un 10% del peso del producto. En el caso de la pechuga de pollo o pavo, lo envasamos salpimentado con aceite o lo que elijamos, seleccionando una bolsa de cocción y no de conservación. Tranquilos que las bolsas de cocción de NEFF son resistentes hasta los 100º C de temperatura. Las envasaremos al máximo de presión y de tiempo de sellado, después encenderemos el horno FullSteam con programa de cocción al vacío “Sous Vide” y una vez precalentado introduciremos las bolsas que vamos a cocinar en la bandeja de acero perforada en la guía 2 programando una cocción de 40 minutos. Al terminar, retirar y enfriar en agua con hielo y sal para conservar en nevera para otro día y si no abrir una vez fría, escurrir y preparar nuestra comida.

De esta manera y con los tiempos y temperaturas que compartí con vosotros en un post anterior, dependiendo del producto, podemos cocinar de todo de manera limpia, más saludable y con un resultado increíble en cuanto a aromas y sabores genuinos. Os recuerdo que se puede cocinar a baja temperatura al vacío de todo. Pulpo, pollo, pavo, ternera, merluza, rape, bacalao, espárragos, alcachofas, judías, espinacas, huevos, etc.

Así que solo queda ponerse en marcha para sacar todo el partido al horno FullSteam y al módulo de envasado al vacío para conservar mejor y durante más tiempo todos los alimentos. De esta manera, componer los menús con antelación cruzando los productos proteicos o principales con guarniciones de verduras, legumbres, pastas o arroces que cocinaremos de manera tradicional pero que envasaremos para su mejor conservación, es mucho más fácil. No os olvidéis de completar el menú con fruta fresca, verduras y hortalizas de temporada y tendremos una dieta equilibrada y de calidad.

¡Anímate a cocinar a baja temperatura! Cuéntanos qué te ha parecido estos consejos de la cocina al vacío y si tienes alguna pregunta no dudes en contactar con el Cheff NEFF. Y si ya has puesto en práctica esta técnica, estamos deseando conocer tu experiencia. Además, suscríbete para seguir sacando partido a tu horno al máximo.

Relacionados

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*