Focaccia al pesto rojo

Hoy proponemos un pan para comer solo o acompañado. Uno de los panes que más gustan para hacer y comer. Una focaccia, además preparada al pesto rojo.
Print Friendly, PDF & Email

 

Hoy proponemos un pan para comer solo o acompañado. Uno de los panes que más gustan para hacer y comer. Una focaccia.

FOCACCIA AL PESTO ROJO

La focaccia es un pan plano muy tradicional en Italia. Hay diferentes tipos dependiendo de la región, pero básicamente todos tienen la misma características. Son planos, y se recubren de aceites aromatizados, sal gorda y algunas hierbas como el romero.

En algunos sitios incluso se pueden encontrar rellenas, a modo de bocadillos. Es un pan delicioso y que recomendamos sin duda.

En este caso, vamos a aromatizar la focaccia con un pesto rojo que incorporaremos a la masa. Y como cobertura le pondremos unos tomates secos, sal gruesa y cebolla.

FICHA

  • icon_ingredientes
    Para el pesto rojo:
    40 gramos de tomates secos, 10 gramos de aceite de oliva Virgen Extra, hojas de albahaca al gusto y un diente de ajo.
    Para la masa:
    400 g de harina panificable, 260 g agua, 120 g de masa madre, 3 g levadura seca, 55 g pesto rojo, tomates secos hidratados y cebolla para la cobertura.
  • icon_comensalesIngredientes para 2 personas.
  • icon_hornoHorno VarioSteam®.
  • icon_horno3 horas.

 

PREPARACIÓN

 

-Pesto rojo (pesto rosso):

Mezclar todo los ingredientes en un mortero y machacar hasta que esté todo bien triturado.

Se puede cambiar dependiendo de los gustos; romero, aceitunas negras, etc.

FOCACCIA AL PESTO ROJO

-Masa:

Mezclar todos los ingredientes, hay que acordarse de preparar la masa madre la noche o unas horas antes.

Dejar fermentar la masa durante un par de horas en un bol, hasta que doble su volumen.

Una vez haya subido, sacar la masa del bol y estirar sobre una bandeja. No se debe utilizar ningún rodillo, estirar con las manos, la masa de este pan no ha de quedar fina, no es una pizza.

Dejar fermentar en una bandeja de bordes altos. Pasada 1 hora aproximadamente, hacer unas hendiduras con las yemas de los dedos. Poner los tomates secos, las aceitunas, la sal gruesa, el romero, o lo que más guste sobre la masa. Echar un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, sin miedo, ya que la masa lo absorberá, hay que ser generoso. Y una vez terminado esto, dejar reposar otros 15-20 minutos y hornear durante 30 minutos a unos 200ºC. Opción calor arriba y abajo.

Recordad que es un pan para acompañar unos entremeses o comer solo.

¡¡A disfrutarlo!!

Colaborador de este artículo: El Amasadero

 

Relacionados

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*