Al vacío

post
alcachofas
Alcachofa: trucos y recetas para cocinar perfectamente un alimento de temporada
La alcachofa es una hortaliza propia del invierno. Su recolección suele comenzar en el mes de octubre así que es un alimento perfecto para introducir desde ya en nuestros hogares. Para elegir las más adecuadas has de fijarte en el tamaño (mejor las más grandes) y las de color verde claro. En cuanto a su conservación es necesario almacenarlas en un lugar fresco y si se guardan en bolsas de plástico en el frigorífico, pueden aguantar hasta una semana. Pero lo verdaderamente importante, además de la correcta selección del producto, es limpiarla y cocinarla. Aquí te indicamos los pasos que has de seguir para conseguir una cocción perfecta y además, te proponemos 3 salsas con las que acompañar las alcachofas y una deliciosa receta: alcachofas confitadas al vacío con chicharrones ibéricos adobados y guindilla encurtida.
post post
Huevos a baja temperatura
Huevo a baja temperatura con patatas paja y jamón
La cocción al vacío no es solo para grandes chefs. Hoy en día existen electrodomésticos especializados en esta técnica de cocinado a tu disposición, como el módulo de envase al vacío de NEFF. Cocinar al vacío tiene muchos beneficios, los alimentos preservan todo el sabor, se conservan durante más tiempo y se pueden cocinar a temperaturas más bajas y constantes. Para que veas un ejemplo de la cantidad de platos que se pueden cocinar al vacío, te hemos preparado el entrante de un menú de primera categoría que podrás descubrir si prestas atención a próximas publicaciones.
post
Diego Ferrer
COCINA AL VACÍO, EL ARTE DE COCINAR A BAJA TEMPERATURA
En este artículo el Cheff Neff nos descubre la cocina al vacío, se denomina así al método de cocción de productos en crudo y que están envasados en una bolsa de vacío termo resistente, en ausencia total o parcial de aire. En este tipo de cocción, se cocina a temperaturas más bajas de las convencionales en hornos de vapor o al baño maría con una temperatura controlada y constante durante el tiempo necesario. Son muchas las ventajas de usar esta técnica de cocción, entre ellas ausencia de oxidación de los alimentos lo que preserva todo su sabor, olor y textura y nutricionalmente, incorpora aromas y evita las pérdidas de jugos y mermas del producto.