Las tendencias gastronómicas para este verano 2018

Las tendencias gastronómicas de 2018 incluyen bebidas healthy, superalimentos y platos verdes. El cheff NEFF, Diego Ferrer, nos cuenta cuáles son los alimentos de la temporada.
Print Friendly, PDF & Email

El verano ya está aquí y con él las ganas de comer más sano y comidas menos copiosa. Pero junto a esta tendencia que se repite año tras año, en este verano, Diego Ferrer, nuestro Cheff NEFF, nos cuenta los alimentos de esta temporada y las tendencias gastronómicas de 2018 que han llegado para quedarse.

1. La “transparencia” en lanzamientos de nuevos productos agroalimentarios es claramente una respuesta al clamor popular por la falta de información. Cada vez más sabemos lo que no debemos comer y cómo y cuando se ha producido la leche, el queso, el aceite, el pollo, el pan, la harina, y todo lo que consumimos.

El productor que no apoye esta iniciativa perderá una venta, en comparación de si tiene al lado un producto que informa a fondo sobre estas vitales cuestiones (transgénicos, ecológicos, km 0 o de proximidad).

Chef NEFF

2. Vegetarianismo y veganismo, cada vez más personas reclaman productos de este tipo. Todos los tipos de restaurantes, los lineales de supermercados y máquinas expendedoras están obligados a saciar esta demanda creciente.

Las carnes rojas lentamente pierden adeptos, aunque sean de consumo esporádico, pero la tendencia es reducir la ingesta. Y en su lugar se generan nuevos productos ricos en proteínas a base de legumbres, algas, cereales integrales y tofu que bien aderezados y especiados resultan muy atractivos y más saludables.

3. Bebidas healthy, obtenidas de licuar o triturar frutas, hojas y verduras muy nutritivas y aptas para cualquier ocasión. Pueden ser:

  • Détox: a base de jengibre, cítricos, espinacas, piña.
  • Antiinflamatorios, para la falta de apetito y gases: a base de hinojo y pepino.
  • Alcalinizantes: a base de melón, sandía, limón, pomelo, menta. Depurativos: a base de remolacha, manzana y apio.
  • Energéticos a base de plátano, avena y kale.
  • Antioxidante: a base de arándanos con naranja y piña.

4. Aguas aromatizadas deliciosas, refrescantes y muy estimulantes. Podemos combinarlas con infusiones de té o roibos. No pueden faltar ingredientes como hinojo, jengibre, limas, limones, canela, naranjas, menta fresca, apio, cilantro, fresas y manzanas verdes. Hay que poner en un envase de cristal con grifo o jarra, rellenar de agua fría o la infusión, meter las frutas, verduras o hierbas frescas y limpias troceadas y dejar en el frigorífico unas horas de reposo previas a servirlas.

5. Sustituir el azúcar refinado en nuestra alimentación por panela, sirope de agave o de arce, miel ecológica, melaza de arroz o de dátiles. Aportar aromas como limón, vainilla o canela pueden ser una gran idea para bajar el contenido de azúcar mitigando su ausencia. Aunque en esto los nutricionistas nos indican que no hay sustituto mágico, todos aportan número parecido de calorías y bajo contenido en otros nutrientes. La solución es acostumbrarse a bajar el consumo y sobre todo de productos azucarados como refrescos y otros preparados.

6. Platos verdes llenos de hojas y verduras frescas aderezadas con productos frescos de temporada de lo más healthy. Ensaladas muy abigarradas, llenas de semillas, tofu, legumbres, brotes, verduras ralladas, con variedades de hojas algunas aromáticas y vinagretas creativas con ralladuras de cítricos, soja, mostaza, aceites aromáticos y vinagres de cualquier sabor. Es uno de los grupos que más creatividad y productos de alta gastronomía demanda.

7. Hamburguesas vegetales como un falafel, también a base de lentejas, avena, arroz integral, guisantes, remolacha y se pueden aderezar con salsas de yogur de soja, mayonesa de leche de soja y aceite con un poco de vinagre o limón y todas las derivadas que admiten.

Cocktail Navidad naranja

8. Pasamos de las tres a las cinco comidas: un clásico, pero en verano si realizamos algún ejercicio físico tanto a media mañana como por la tarde es recomendable solaparlo con una ingesta frugal de frutas. Esto mantendrá nuestro organismo ocupado en digerirlos y con niveles de nutrientes estables y sin picos.

9. Mocktails, para disfrutar de exóticas combinaciones pero sin una gota de alcohol. Nos olvidamos de las resacas y además son muy saludables.

10. Sabores de Oriente Medio como el falafel, tabulé, humus y otros platos étnicos que ya vinieron para quedarse. Y los que están aterrizando como el shakshuka, los tomates guisados especiados.

11. Los tacos están de plena actualidad. Una elaboración sin gluten, a base de productos frescos, que da una imagen impactante como su sabor. Muy aptos para comidas en las que compartir de manera informal o como picoteo.

12. Superalimentos en formato de polvos para añadir a nuestras elaboraciones cotidianas. Espirulina, maca, té matcha o colágeno son algunos de estos productos que podemos tomar con nuestro desayuno en un zumo, café, bizcocho o yogur, aportando un extra de nutrientes para empezar el día con energía.

13. Postres actualizados, con menos calorías en los que se sustituye el azúcar, la mantequilla o los huevos por otros productos menos calóricos o vegetarianos  sin renunciar al sabor, como frutas, melazas, leche de soja o almendras, aceite de coco y semillas.

En general, las tendencias centran el foco en modificar muchos productos de nuestra alimentación para generar de manera sólida unos hábitos de vida saludables, que están para quedarse, con sosiego y coherencia, aportándonos una mejoría en la salud a medio y largo plazo. Y todo esto, no ha hecho más que empezar…

¿Te ha gustado nuestro artículo? Si conoces más ingredientes que estés utilizando este verano u otras tendencias gastronómicas, compártelo con nosotros en los comentarios. Suscríbete para seguir recibiendo contenido interesante sobre decoración y gastronomía.

Relacionados

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*