Leche cruda y sus derivados: ¿qué cocinamos con ella?

¿Sabías que con leche cruda se prepara la famosa crema de Cornualles? ¿Y que la nata procede de la grasa de la leche? Descubre el proceso que atraviesa la leche cruda hasta llegar a tu mesa y qué cocinamos con ella.
Print Friendly, PDF & Email

La leche es un alimento habitual en nuestra dieta que solemos consumir de muchas formas. Batidos, quesos, nata, cremas, yogur o mantequilla son alimentos que utilizamos en nuestras recetas diariamente, para desayunos, comidas y cenas. Conocemos los muchos beneficios para la salud de este alimento rico en calcio y algunos de los mitos que se dicen de él. Si embargo, pocos conocen el proceso que pasa la leche hasta llegar a nuestra mesa y cómo obtenemos el yogur o los quesos de leche cruda.

¿Sabías que las mantequillas y las natas proceden de la grasa de la leche? Sigue leyendo esta primera parte de los usos de la leche para descubrir el proceso de la leche: ¿qué es leche pasteurizada? ¿Cómo conseguimos los quesos de la leche cruda?

leche de avellanas y coco

¿QUÉ SE COCINA CON LECHE CRUDA?

La leche cruda en sí no la utilizamos en nuestro día a día. Tiene que pasar por un proceso de filtración antes de convertirse en leche entera certificada, leche fresca del ganadero o queso de leche entera.

También tiene que atravesar un proceso de separación y centrifugado para convertirse en lo que nosotros conocemos como leche habitual. Dependiendo de su contenido en grasas, encontrarás varios tipos de leche: la leche entera tiene un 3,5% de grasa, la semidesnatada hasta un 1,8% y la desnatada hasta un 0,5%.

Sin embargo, con leche cruda de vaca también se prepara la famosa crema de Cornualles. Esta crema espesa que se sirve en postres y frutas frescas acompañando al habitual té inglés no atraviesa ninguna fase de tratamiento. La crema de Cornualles es elaborada con leche cruda sin pasteurizar siguiendo una receta tradicional. Atrévete a probarla junto a unos pastelitos para viajar a Inglaterra sin moverte de casa.

MANTEQUILLAS Y NATAS, RECETAS CON LA GRASA DE LA LECHE

La nata se obtiene al pasar la grasa de la leche por cocción. De este proceso obtenemos tres tipos de natas: nata montada, crème double o nata para el café. La nata montada es la que todos conocemos y tomamos habitualmente en los helados de verano, al igual que la nata condensada para el café. ¿Pero sabes qué receta contiene crème doublé?

El gruyère con doble crema es un postre originario del cantón suizo de Friburgo y cuenta con un 50% de grasa porque no atraviesa un proceso de fermentación. No encontrarás nada más sabroso que los merengues con doble nata procedentes de Suiza, ¡con estas recetas viajarás sin salir de la cocina!

Ahora bien, al igual que la grasa de la leche se puede calentar, también se puede fermentar. El proceso de fermentación de la grasa de la leche da lugar a la crema agria, de la que se obtiene nata agria, yogur cremoso y nata ligera, entre otros productos. Si le añades limón, vino y vinagre a esta crema agria… obtendrás una deliciosa mascarpone.

Por último, la grasa de leche atraviesa un proceso de centrifugado para hacer la conocida mantequilla cremosa. Esta mantequilla cremosa puede dar lugar a mantequillas conocidas como la mantequilla clarificada, que se trata de pura grasa de mantequilla sin agua, lactosa o lactoproteínas, o el clásico aceite de mantequilla.

Por este motivo, la mantequilla es un elemento imprescindible en muchas de nuestras recetas. Con mantequilla podrás elaborar desde tortitas de canela y fruta hasta pollo de corral a las finas hierbas utilizando tu horno de vapor NEFF.

Pero también obtenemos algunas mantequillas de las que quizás nunca hayas oído hablar, como la nitir quibe, una mantequilla clarificada filtrada con hierbas y especias que proviene de Etiopía, o la mantequilla ghee, empleada en la cocina india y paquistaní y clarificada utilizando técnicas específicas de hervido.

Tortitas

¿Sabías que el jabón surge de la grasa de la leche? De la centrifugación de la grasa obtenemos uno de los suplementos de proteínas más utilizados, el suero de leche, que a su vez da lugar al conocido jabón de suero de leche.

Cuéntanos los detalles que te hayan parecido más interesantes y suscríbete para permanecer atento a la segunda parte, donde te contaremos cómo se obtienen los quesos y los distintos tipos que existen.

Relacionados

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*