Lo último en materiales para decorar y proteger el frente de la cocina – PARTE II

El frente de la zona de trabajo en las cocinas tiene un enorme potencial decorativo, por eso es importante prestarle la atención que merece. Además de revestirlo con un material que lo proteja de manchas y salpicaduras, se debe buscar una opción que encaje con la estética y decoración de la cocina. Hace unos días repasábamos las posibilidades de materiales como los azulejos tipo metro, el gres porcelánico, los sintéticos y el acero, pero existen más opciones que descubrimos a continuación.

El frente de la zona de trabajo en las cocinas tiene un enorme potencial decorativo, por eso es importante prestarle la atención que merece. Además de revestirlo con un material que lo proteja de manchas y salpicaduras, se debe buscar una opción que encaje con la estética y decoración de la cocina. Hace unos días repasábamos las posibilidades de materiales como los azulejos tipo metro, el gres porcelánico, los sintéticos y el acero, pero existen más opciones que descubrimos a continuación.

frente cocina pintura lavable

PINTURA LAVABLE

Aunque a priori pueda parecer la opción más delicada e innovadora a la vez, en los últimos años han surgido pinturas que, gracias a una tecnología hidrófuga, repelen las manchas. Mediante un recubrimiento especial, la pintura crea una capa de alta resistencia que rechaza el agua y productos líquidos evitando que las manchas penetren en profundidad.

CRISTAL TEMPLADO

Sin duda, es la mejor opción cuando se buscan soluciones para aligerar el espacio, pues con este material se consigue sensación de amplitud. Las ventajas de este material son diversas; es resistente a los cambios bruscos de temperatura, fácil de limpiar y, aunque aparentemente es similar a un cristal normal, es cuatro veces más resistente. Es perfecto tanto para cubrir toda la pared como para instalarlo en forma de placa en el frente de cocción.

La alternativa más económica al cristal templado es el vidrio lacado; un vidrio de seguridad, lacado por el interior que ofrece una superficie inmune al agua y resistente al rayado, pero no tan resistente como el templado (puede llegar a romperse por un choque térmico). Existe en una amplia gama de colores y acabados, ideales para innovar en tu cocina y los cuales te ayudaran a inspirarte a la hora de cocinar.

PIEDRA NATURAL

Las piedras naturales son las reinas de la resistencia, aguantan los golpes y otorgarán a la estancia un aire elegante y clásico, aunque no todas son igual de indicadas para la cocina.

Una desventaja del mármol es que es más sensible a las manchas y al calor que el granito, y además se raya con cierta facilidad. Por eso, cuando se escoge como material para la encimera o el frente de trabajo debe protegerse con revestimientos específicos y ser muy cuidadoso a la hora de limpiarlo y trabajar sobre él, utilizando siempre tablas para cortar.  Por otro lado, el granito es una piedra dura, muy resietene al rayado y a los cambios de temperatura.

MICROCEMENTO

Si buscas darle un look moderno, industrial y vanguardista a la cocina, existe un revestimiento cementicio, alisado y pulido, de escasos milímetros de espesor, que ofrece una buena adhesión sobre revestimientos existentes como cerámicos, mosaicos, piedras y azulejos. Está disponible en una extensa gama de colores y acabados.

Destaca por su dureza y gran flexibilidad, es un material ideal que puede ser aplicado en una gran variedad de superficies a modo de revestimiento. No es poroso y su modo de aplicación es continuo, es decir, sin juntas ni cortes, por lo que se consigue una superficie impermeable.

Sea cual sea el material que elijas, déjate asesorar por los profesionales de los estudios de cocina, quienes te resolverán cualquier duda que tengas sobre la opción que mejor encaje con tus gustos y necesidades, y te ayudarán a encontrar la cocina de tus sueños.

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+Email to someone

Relacionados

Escribir un comentario


*