Los mejores electrodomésticos para cocinas de alta gama

Print Friendly, PDF & Email

Tras 140 años de historia, ofrecer durante todo este tiempo la mejor tecnología alemana y saber en todo momento cómo combinar a la perfección diseño y funcionalidad, en NEFF tenemos todo lo necesario para crear cocinas de alta gama, transformando esta estancia en la más elegante de tu hogar.

Las cocinas de lujo tienden a ser espacios muy bien iluminados, amplios, donde se permiten combinar varias tonalidades de colores… En definitiva, espacios llenos de vida que terminan por convertirse en una de las estancias centrales de una casa. Por eso, es importante dedicar el tiempo necesario en encontrar la decoración y los electrodomésticos que conformarán esa cocina de tus sueños.

Para conocer más sobre este concepto que te ayudará a la distribución de tu cocina… ¡continúa leyendo este post!

Electrodomésticos para cocinas de alta gama

Como acabamos de explicar, se llama así al recorrido que forman tres líneas imaginarias entre las zonas de almacenamiento, fregadero y cocción. Dentro de este triángulo, nos situamos nosotros para cocinar y experimentar con ingredientes. Se tiene que cumplir una serie de normas básicas para que resulte óptimo a la hora de desenvolvernos en la cocina. Así que toma nota de lo que te decimos a continuación.

En primer lugar, los lados del triángulo –la distancia entre una zona y otra-, deben medir entre 1,20 m y 3 m. Además, conviene situar una zona de preparación entre cada punto, siempre cuidando que entre los puntos del triángulo no haya obstáculos. Evidentemente, la planta y superficie de la cocina condicionará el trazado de este triángulo imaginario. A continuación, veremos 6 tipos de distribuciones de cocinas diferentes para llegar a conseguir optimizar el espacio.

1. COCINAS EN LÍNEA

Para las cocinas en línea, concentrar muebles y electrodomésticos en la misma pared no forma precisamente un triángulo, pero es la mejor opción cuando se trata de cocinas pequeñas. En este caso, la clave para que sea prácticos es que el fregadero quede entre el frigorífico y la zona de cocción. Ya verás, que en el momento en el que estés inmerso en tus creaciones, te agilizará los procesos.

2. COCINA EN FORMA DE L

En la cocina en formas de L se aprovecha al máximo los rincones, además de ofrecer la posibilidad de integrar una zona de comedor. En este caso, conviene no separar demasiado los tres puntos del triángulo para minimizar los desplazamientos. No es lo mejor si somos más de una o un chef en la cocina, pero un poco de complicidad lo suple casi todo.

Como consejo, estéticamente es un acierto tener electrodomésticos integrables, con el fin de homogeneizar los espacios e integrarlos el uno en el otro de la manera más sutil posible.

3. DISTRIBUCIÓN EN PARALELO

Distribuir muebles y electrodomésticos en paredes enfrentadas permite optimizar al máximo el espacio. En este caso, lo ideal es ubicar en una pared la zona de almacenamiento y en la otra, las de fregadero y cocción, de manera que lavavajillas y horno no queden enfrentados.

4. COCINAS EN FORMA DE U

Este tipo de distribución, con los muebles y electrodomésticos en 3 paredes, permite situar las tres zonas a una distancia realmente cómoda, incluso cuando varias personas están trabajando al mismo tiempo. A nosotros este tipo de cocinas nos encanta, y estamos seguros de que a ti también. Grandes superficies para crear maravillosos platos.

5. COCINAS EN FORMA DE G

Este tipo de cocinas suele ser menos común, pero sigue estando presente. Es una variable de la cocina en U, pero con una zona exterior añadida para sentarse o preparar los alimentos.

Son muy útiles cuando queremos integrar la cocina en el salón separando un poco los espacios. Este tipo de cocinas y distribuciones crean atmósferas distendidas perfectas para reunirse la familia y los amigos en grandes espacios.

6. COCINA CON ISLA CENTRAL

Las cocinas grandes y espaciosas permiten ubicar una isla en el centro de la estancia para acortar distancias y que las tareas sean eficientes. Eso sí, es importante dejar un perímetro libre de, al menos, 1.20 m alrededor de la isla.

Como conclusión, podríamos decir que el triángulo de trabajo nos ayuda a repartir de forma eficiente las principales zonas de la cocina. Aunque, para ganar comodidad, también se puede valorar trazar un rectángulo con una zona de horneado o más zonas de almacenamiento. Lo realmente importante es diseñar un espacio donde disfrutemos cocinando.

Cada vez más personas confían el diseño de sus cocinas a profesionales especializados. Si deseas contactar haz clic para ver los estudios de cocina, en NEFF te lo ponemos fácil.

Ver estudios de Cocina

 

Suscríbete para seguir recibiendo contenido interesante sobre decoración y gastronomía.

Relacionados

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*