Quiero hacer pan. ¿qué necesito saber antes de empezar?

Os enseñamos cómo hacer uno de los alimentos más consumidos en nuestro país. Hoy en el post os explicamos cómo hacer pan paso a paso.
Print Friendly, PDF & Email

Pasos para hacer pan

Para hacer pan no necesitamos más que ganas de mezclar harina, agua, levadura y sal. O sea, ¡es muy fácil! Pero sí deberíamos tener en cuenta algunas cosas que nos ayudarán a no frustrarnos ante los primeros resultados. O por lo menos, a entender o tener conciencia de por qué nuestros primeros panes han salido así.

Una de las primeras preguntas que nos hacemos es, ¿qué harina utilizo? Cualquier harina de trigo te servirá para tu primer pan. Pero ten en cuenta que si sabemos qué harina estamos utilizando, sabremos un poco más sobre el tipo de pan final que vamos a obtener.

Por ejemplo, si utilizamos la harina de fuerza (una de las harinas que más recomiendan en libros y recetas), nuestro primer pan tenderá a quedar con la masa más bien seca, y alveolos pequeños y regulares. La harina de fuerza absorbe mucha agua, y eso hará que nuestra miga sea más bien densa. Si buscamos un pan algo más ligero, podemos utilizar harinas más flojas, las harinas panificables, que absorben menos agua y darán como resultado migas más alveoladas con la misma cantidad de agua que utilizando harinas de fuerza.

¿Tienes problemas para conseguir harinas panificables? Compra una de fuerza y una de repostería y mezcla al 50%. Y esta misma mezcla nos puede servir para iniciarnos en las pruebas con otro tipo de harinas más especiales; centeno, espelta, trigo duro, integrales, etc. Mezclar una proporción de estas harinas con una harina panificable o de fuerza, hará que vayamos conociendo qué tipo de panes nos van dando algunos cereales.

El miedo a las masas pegajosas es muy común cuando empezamos. Leemos una receta, la ponemos en práctica y a los dos minutos de estar amasando resulta que aquello, más que masa es una papilla de agua y harina difícil de manejar. Podemos solucionarlo añadiendo un poco de harina, pero por favor, con mucha mesura. Si añadimos harina poco a poco nuestra masa terminará absorbiéndola toda, con lo que nuestros panes siempre serán densos.

Si somos valientes y nos enfrentamos a este tipo de masas, los resultados te sorprenderán muy gratamente. Para ayudarte en el manejo de masas hidratadas puedes utilizar un poco de aceite de oliva, y además dejar reposar la masa unos 15-20 minutos antes de volver a amasarla. Descubrirás que el reposo amasa, y que el aceite además de ayudarte, le dará un toque fantástico a tus panes.

Hemos hablado de cómo unas harinas absorben diferente cantidad de agua que otras, pero, ¿qué cantidad de agua es la “normal” en las recetas? Pues resulta que la hidratación es lo que va a diferenciar un pan de otro, por eso antes decíamos que deberemos respetar la cantidad de agua de una receta y no ponerle más y más harina por el hecho de que esta resulte difícil de manejar.

Un 60% y un 65% de hidratación sobre el total de la harina es lo más utilizado en las recetas de panes más recurrentes. Incrementar la cantidad de agua hasta un 70%-80% nos dará panes de grandes alveolos, tipo ciabatta o panes gallegos. Y reducir ese 60% dará panes muy densos, de mucha miga.

Hay otro porcentaje que hemos de respetar el 99% de las veces, y es la cantidad de sal. Un 2% de sal es la cantidad recomendada y casi siempre invariable de la gran mayoría de recetas de pan. O sea, 2 gramos por cada 100 gramos de harina.

Conociendo nuestros ingredientes y algunas nociones básicas, todo lo demás será empezar y no tener miedo a experimentar, a mezclar harinas, a variar las tasas de hidratación, la cantidad de levadura y con esto el tiempo de fermentación.

Es difícil hacer un pan incomible, por mal que esté y cosas que haya que mejorar, siempre nos asombrarán nuestros primeros e inolvidables panes.

Relacionados

2 comentarios

Me gustaría saber la receta par a hacer pan en vuestro horno de vapor total y también si existe algún recetario que me enseñe a sacarle el mayor partido posible. Gracias

Hola Angeles, gracias por contactar con nosotros.
Para hacer pan con tu horno, en los primeros 15 minutos de cocción con calor arriba y abajo a 230ºC selecciona un aporte bajo de vapor y los otros 30 minutos más a 190ºC sin el aporte inicial.
Igualmente, una opción muy interactiva de sacar el mayor partido a tu horno son nuestras escuelas de cocina. Echa un vistazo a la más cercana a tu domicilio y disfruta la cocina.
Esperamos haberte ayudado, estamos a tu disposición para cualquier otra consulta.
Un saludo.
Equipo Neff.

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*