Risotto de conejo con tomates secos, hierbas aromáticas y queso manchego

Print Friendly, PDF & Email

Risotto de conejo con tomates-secos,-hierbas-arom ticas y queso manchego

FICHA

  • icon_ingredientes150 g de arroz bomba, 1 cebolleta tierna, 30 ml de salsa de soja baja en sal, 3 dientes de ajo, 300 g conejo, 500 ml caldo de conejo (receta a continuación), 30 g mantequilla pomada, 40 g queso manchego curado rallado, 3 g romero fresco picado, 100 ml vino tinto, 1 hoja de laurel, 5 g de sal.
  • icon_comensalesIngredientes para 2 personas.
  • icon_hornoPlacas de Inducción
  • icon_horno45 mins

 

PREPARACIÓN

Lo primero es hacer un caldo rápido de conejo, para eso coger la parte del lomo, costillas y la cabeza del conejo y los vamos a cortar en trozos de 2 cm aproximadamente. Colocar en una cazuela baja 30 ml de aceite de oliva suave y calentar al 8 de la Flexinducción, echar el conejo y dorar totalmente mientras removemos durante 10 minutos, bajar al 6 y añadir media cebolleta tierna, dos dientes de ajo picados finos, el laurel, romero fresco y dorar todo bien. Verter 30 ml de salsa de soja baja en sal y en cuanto reduzca añadir el decilitro de vino tinto. Dejar reducir también casi a seco y cubrir con 500 ml de agua mineral. Dejar cocer lentamente al 3 de la Flexinducción una vez rompa a hervir y después de 30 minutos retirar sazonar y colar.

Para la base del risotto: Rehogar en un cazo al 5 de la flexinducción con aceite de oliva la otra media cebolleta tierna picada muy fina junto con el diente de ajo al que se le retirará el germen del interior y se picar muy fino también. Una vez rehogado añadir el arroz bomba y remover con una cuchara para que se rehogue todo el arroz perfectamente, añadir los trozos de conejo bien dorados y comenzar a añadir el caldo del conejo poco a poco a lo largo de toda la cocción de 25 minutos mientras removemos de poco en poco. Al final con todo el caldo incorporado, el arroz meloso y un poco al dente, añadir la mantequilla y el queso manchego curado rallado, rectificar de sal y retirar del fuego sin parar de remover. El arroz se sigue cocinando un paso más. Servir y consumir antes de que se enfríe o se pase el arroz. Se puede guarnecer de unos trozos de conejo más grandes rustidos lentamente en una cazuela en la inducción con aceite y sal.

Relacionados

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*