Tipos de leches vegetales: ¿cómo hacerlos en casa?

Las leches vegetales, como la leche de soja, la leche de frutos secos o la leche de coco, pueden acercarse a la leche animal y son sustitutivos ideales para aquellas personas intolerantes a la lactosa. ¿Quieres aprender a hacer leche vegetal en casa?
Print Friendly, PDF & Email

Los tipos de leches vegetales como los elaborados con soja, cereales o frutos secos pueden acercarse a la leche animal y son sustitutivos para aquellas personas con intolerancia a la lactosa.

Aunque existen muchos mitos sobre la leche, sabemos que es un alimento que es importante consumir por su alto contenido en proteínas y calcio. Aquí os contamos los diferentes tipos de leches vegetales que existen en el mercado y cómo hacerlas en casa.

tipos de leches vegetales

1. LECHE DE SOJA

Esta bebida de larga tradición en China, disponible tanto dulce como salada, se ha convertido en la alternativa a la leche clásica en el mundo occidental.  Las bebidas de soja se elaboran con granos secos de soja y agua y, si tienes una máquina, puedes prepararla en 20 minutos. La leche de soja es ideal como bebida de aperitivo ya que sus proteínas sacian.

También contiene una gran cantidad de ácido fólico, saponinas (que protegen sus células) y flavonoides beneficiosos. Además, es una apuesta por la ecología y significa dar un paso adelante para evitar las cosechas modificadas genéticamente y los aditivos. Es un poco más aguada que la leche verdadera. Tiene un ligero olor malteado y su sabor es dulce.

2. LECHE DE ALMENDRAS

Esta leche es conocida desde la Edad Media, cuando se bebían como refrescos los brebajes elaborados a base de almendras trituradas, agua, especias y frutas. Si se prepara en casa, la leche fresca de almendras es sabrosa, nutritiva y rica en vitaminas y minerales, así como en grasas saludables. En su forma pura, la leche de almendras es una buena opción para batidos y postres.

Si la preparas tú, la leche de almendras es una alternativa sabrosa y saludable a la leche de vaca, ya que las almendras contienen vitamina B, vitamina E antioxidante, calcio y hierro. La leche fresca casera de almendras, es una reminiscencia del mazapán. Las versiones compradas en las tiendas tienen menos cantidad de almendras y más aroma natural.

3. LECHE DE FRUTOS SECOS

Las leches vegetarianas pueden prepararse a partir de frutos secos, como avellanas, macadamias y anacardos. Todos estos frutos secos producen leche rica en grasa insaturadas, vitaminas y minerales. La leche de frutos secos está especialmente indicada para cereales y muesli, horneados y preparación de postres.

Muchas de las marcas contienen aproximadamente un 2,5 % de frutos secos y el resto está compuesto principalmente de agua, azúcar, estabilizantes, emulsionantes y varios aromas. En definitiva, las leches caseras de frutos secos son una alternativa a la leche sin lactosa y sin colesterol. En general sabe a nueces, con sabores ligeramente dulces.

4. LECHE DE ARROZ

Para preparar leche de arroz, se trituran los granos integrales enteros, se hierven y se aplastan. El líquido resultante se fermenta, se filtra, se mezcla con aceite vegetal y se emulsiona. Este proceso deja pocos rastros del contenido original del grano de arroz entero, por lo que los productores tienden a añadir sal, azúcar, sabores e incluso complementos de vitaminas y minerales. La leche de arroz contiene menos vitaminas y minerales que la leche de vaca y no es adecuada como fuente de proteínas o calcio. Puede ser un sustituto útil para gente con alergias. Si se bebe pura, sabe muy aguada y ligeramente a pudding de arroz.

5. LECHE DE AVENA

Para preparar leche de avena solo necesitas hervir avena, mezclarla bien y colarla. Lo que caiga al vaso es leche de avena. Esta leche tiene un contenido bajo en grasas, no tiene colesterol y es rica en fibra en comparación con la leche animal. En cuanto al sabor, con cacao, vainilla, canela y habas de tonka es perfecta para batidos, platos de desayuno y para hornear.

Un vaso de leche de avena tiene vitamina B y minerales como el magnesio y puede compararse a la leche verdadera en términos de calcio. Tiene un sabor muy intenso a avena. Cuando se bate, su consistencia es parecida a la leche animal.

smoothies de mango

6. LECHE DE ESPELTA

Esta leche vegetal se prepara dejando en remojo los granos de espelta (también conocida como dinkel o escanda mayor) durante doce horas antes de colar los granos, hacer un puré con agua y escurrirlos. El líquido resultante es una bebida baja en calorías con parte de las vitaminas y los minerales del grano.

Las versiones producidas industrialmente contienen aproximadamente un 11% de espelta y el resto contiene agua, aceite vegetal y añadidos de sabor como sal de mar. Al igual que otros sustitutos vegetarianos, la leche de espelta es una buena alternativa para la gente con intolerancia a la lactosa o alérgica a las proteínas de la leche. Con un sabor y un gusto decididamente malteados, la espelta es claramente un producto de cereales.

7. LECHE DE CÁÑAMO

Esta bebida hecha a partir de semillas de cáñamo está muy de moda. Y no es de extrañar, ya que no tiene colesterol y es muy rica en ácidos grasos omega 3.

Su alto contenido de magnesio hace que sea perfecta como desayuno para deportistas. Se considera de digestión fácil y un buen sustituto para cocinar y hornear. Aunque sea más cara, compensa en términos de sabor y utilidad para evitar alérgenos. Además, es más cremosa que la leche de vaca y tiene un ligero sabor a nueces.

8. LECHE DE COCO

Se produce moliendo y prensando la carne del coco. Es rica en potasio, sodio y magnesio y tiene un contenido relativamente alto en grasas, al estar compuesta fundamentalmente de grasas saturadas saludables. Su sabor intenso se adapta a una serie de batidos de coco, cócteles y especialidades asiáticas.  La leche de coco es sana y sacia al beberla. Es bueno limitar su consumo si quieres mantenerte delgado. Si se bebe pura sabe cremosa, afrutada, dulce y a coco, mientras que las bebidas diluidas que se compran en las tiendas son más insípidas.

En muchos países europeos, la palabra “leche” solo puede utilizarse en productos que procedan de la ubre de un animal. Por ello, muchos de los productos mencionados se venden como “bebidas”. Sin embargo, coloquialmente se suele llamar leche a los sustitutos de la leche. Cuéntanos si elaboras alguno de estos tipos de leches vegetales y no olvides suscribirte para seguir recibiendo consejos y recomendaciones sobre gastronomía.

Relacionados

2 comentarios

Rogelio Rodríguez

¿ En el horno de vapor para regenerar los alimentos tengo que tapar la bandeja?

Hola Rogelio, gracias por contactar con nosotros. Utilizando esta función, no hay que cubrir los platos. Esperamos haberte ayudado. Un saludo, Equipo Neff

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*