Cómo hacer un pastel perfecto y otros trucos de repostería

Si quieres conocer los trucos para que tus recetas de repostería salgan perfectas, no te pierdas el post de hoy.
Print Friendly, PDF & Email

Para saber si un pastel está bien hecho, seguro que conoces el mejor truco: pinchar con un palillo de madera en su punto más alto. Si la masa no se pega al palillo, entonces le puedes dar el aprobado.
Este es un consejo más o menos universal, pero no el único que puedes tener en cuenta para que tus pasteles y la repostería más pequeña queden a la altura de los más exigentes.

¿Quieres descubrir cómo hacer un pastel perfecto? ¡Entonces sigue leyendo!

Trucos de repostería profesional

Seguir muy bien la receta y conocer a fondo tu horno son las dos claves más importantes. ¡Y también tener paciencia! Hacer perfecto un bizcocho a la primera no es muy habitual. En los primeros intentos seguro que sufres alguno de estos contratiempos:

  • ¿El pastel se te ha desmontado? En ese caso te aconsejamos utilizar menos líquido la próxima vez, o bien bajar 10ºC la temperatura y alargar un poco el tiempo de cocción.
  • ¿Ha quedado demasiado seco? La solución es parecida a la anterior, pero no pierdas de vista este matiz: debes bajar 10ºC la temperatura, pero reducir el tiempo de horneado.

Otras situaciones en las que hornear a menos temperatura

Que el bizcocho quede demasiado oscuro por arriba y muy claro por la zona inferior es otro indicador muy habitual de que deberías ajustar la temperatura a la baja, y además usar una altura inferior. ¿Se ha quedado demasiado oscuro? Combina esa temperatura más reducida con un poco más tiempo de cocción.

No nos olvidamos del interior del pastel, que también tiene su importancia. Si te percatas de que no ha quedado bien hecho, recuerda utilizar menos líquido la próxima vez. Además, en el caso de pasteles con una capa jugosa te aconsejamos hornear primero la base, espolvoreando con almendras o pan rallado para añadir la cobertura a continuación.

¿El pastel no se desprende del molde?

No te preocupes, todavía estás a tiempo de solucionarlo. Para que nada estropee tu bizcocho justo al final de toda la elaboración, en NEFF te recomendamos dejar enfriar entre 5 y 10 minutos cuando acabe el horneado. Si esto no es suficiente, utiliza un cuchillo para desprender cuidadosamente el borde y engrásalo un poco más la próxima vez.

¿Cómo hacer pastas caseras con éxito?

Pero también podemos darte algunos buenos consejos si estás pensando en hacer tus propias pastas en casa. Para que no se te peguen unas con otras, recuerda dejar unos 2 cm de separación para que crezcan sin problemas y se doren correctamente. Además, todas deberían tener el mismo tamaño y grosor.

Incluso el papel de hornear juega un papel fundamental: si sobresale mucho de la bandeja, el aire no puede circular correctamente. Y, por supuesto, tampoco pegues mucho el molde a las aberturas de la pared posterior.

¿Vas a hornear a varios niveles? Entonces recuerda seleccionar siempre la opción Aire caliente CircoTherm de los hornos NEFF, y no tengas mucha prisa: las pastas que has metido a la vez no tienen que estar siempre listas al mismo tiempo.

Si eres un amante de la repostería casera, ¡no dudes en utilizar en estos trucos! También puedes compartir con nosotros el resultado en Instagram, además de consultar cualquier duda que tengas sobre el uso del horno.