Utensilios básicos de un amante de la cocina

La tecnología parece haber tomado por asalto nuestras cocinas, y lejos quedaron ya los fogones en los que nuestras madres elaboraban sus recetas maestras. La revolución también se ha extendido a los utensilios: impresoras de comida que preparan gnocchis, tenedores que te ayudan a controlar el peso, tablas de cortar con báscula integrada… Las combinaciones parecen ser tan variadas como el libro de cocina más extenso.
Print Friendly, PDF & Email
Utensilios en la cocina

La tecnología parece haber tomado por asalto nuestras cocinas, y lejos quedaron ya los fogones en los que nuestras madres elaboraban sus recetas maestras. La revolución también se ha extendido a los utensilios: impresoras de comida que preparan gnocchis, tenedores que te ayudan a controlar el peso, tablas de cortar con báscula integrada… Las combinaciones parecen ser tan variadas como el libro de cocina más extenso.

A la hora de llevar la batuta y orquestar la mejor sinfonía gourmet, lo primero es asegurarnos de que contamos con utensilios básicos de calidad. Por eso, hoy traemos estos 14 utensilios básicos que deberían estar en nuestras cocinas.

ajos

El cuchillo: el gran protagonista de toda cocina y también el más maltratado en muchos casos. No hay elemento más importante y, prueba de ello, es el esmero con que los cocineros profesionales los cuidan. La primera premisa es comprar un buen cuchillo y por supuesto, no utilizar la misma hoja para todo tipo de cortes (principalmente para el pan). El cuchillo Santoku es la versión oriental de nuestro cuchillo cebollero. La diferencia más notoria es que con él podemos hacer un corte de acabado recto y limpio (al mejor estilo samurái).

Normalmente tienen una hoja de acero inoxidable molibdénio y vanadio, un material muy resistente. Otra de sus características son las muescas sobre su hoja, que impiden la adherencia de los alimentos. Un modelo profesional se puede encontrar desde los 100 €, pero no debería costarnos encontrar algunos más económicos que cumplan su cometido.

Las plancha de grill: han sido una de las grandes aliadas de la comida sana. Carnes, pescado, verduras… pueden ser cocinadas conservando todos sus nutrientes y texturas sin necesidad de disponer de un aparato más. La plancha de grill de Neff está especialmente pensada para placas FlexInducción y al colocarse sobre la placa la convierte en una plancha grill de grandes dimensiones.

El cuchillo
Planchas de grill

La chaira: EL utensilio de mantenimiento por excelencia. Un nombre algo exótico que en España conocemos como el afilador de toda la vida. Tan importante como un buen cuchillo es mantenerlo afilado. Existen muchos tipos diferentes que varían en forma y uso, pero el MAX4MIN es de los más fáciles de usar y su precio ronda los 10€. Si no tenemos una chaira, ya no hay excusa que valga.

El rallador: un menaje básico debe contar con un filo eficiente con el que lograr virutas finas, muy aireadas y esponjosas.

Por una parte, tenemos los más básicos con un único tipo de rallado, pero cada vez es más común encontrar ralladores de “caja”; cubos rectangulares en los que cada lado tiene un tamaño de rallado y laminado diferentes.

El pelador: otro de los clásicos que, en este caso, nos ayudarán a ir mucho más rápido en la cocina. Curiosamente, por ser un “secundario”, es increíble la cantidad de hogares que los desestiman (y es que nuestras madres se apañaban a las mil maravillas con un cuchillo pequeño).

Al igual que con todos los utensilios de cocina, hay varias versiones diferentes en forma y tamaño, pero nuestro favorito es el pelador con mango y dos varillas que sujetan una hoja con el surco en medio para controlar el grosor de la peladura.

>> Consultar precios

El pelador

La espátula: otro clásico que muchos de nosotros habremos visto desde siempre en su versión de madera. Las hay para plancha, para recipientes, para voltear alimentos… y probablemente todos utilizamos solo una de ellas para todo, acompañada de su fiel pareja, la cuchara (también de madera).

En los últimos años, sin embargo, la silicona es el material estrella en este utensilio, gracias a su textura lisa, mínimamente flexible para rebañar hasta la última gota y sin poros, lo que facilita enormemente su lavado. En el mercado hay diferentes tamaños que se adapten a nuestras necesidades tanto en dulce como salado y todas ellas son a prueba de fuego, por lo que no tendremos que preocuparnos porque se “derritan” mientras las usamos. Eso sí, si queremos preparar una brasa, obviamente necesitamos una de acero inoxidable.

>> Consultar precios

La espatula
La brocha de silicona
El soplete de cocina

Fuente: Equipar.es

Soplete de cocina: un utensilio que los foodies más avanzados hará tiempo que utilizan. Con él, podremos preparar desde deliciosas cremas catalanas a flambeados, pasando por un delicioso rulo de cabra harinado con miel.

Un truco para este práctico utensilio es guardar una distancia de 5 cm entre la flama y preparación.

>> Consultar precios

La Brocha de silicona: es un pincel perfecto para repartir de forma uniforme diferentes preparaciones, especialmente siropes y mieles, sin que nos queden pegotes. Por tener una superficie antiadherente evita la proliferación de bacterias y los molestos pelos sueltos de las brochas convencionales.

Nuestro uso favorito es cuando damos a las tiras de berenjena fritas con harina de lentejas una fina capa de miel de caña.

>> Consultar precios

La Espuela: si sois artesanos de la pasta o de cualquier tipo de masa este utensilio es indispensable. No solo corta la masa también la une, y otorga una presentación visible y profesional. Precio: 10,00€.

Pinzas de emplatar: como os contábamos en nuestro artículo “Los 7 ingredientes más sorprendentes…”, cada vez se utilizan más las pequeñas flores y complementos para decorar. Por eso, las pinzas son una gran ayuda a la hora de colocar con precisión los detalles finales. Las que más nos han gustado son las de Wüsthof. Con ellas, ¡los platos más delicados ganan enteros!

moras
La báscula de cocina

scula: tercera referencia obligada a la cocina de nuestras madres y abuelas; y es que ellas parecían tener un ojo mágico para medir las cantidades exactas de ingredientes que necesitaban para cada elaboración.

Ya fuera porque tenían grabada a fuego cada receta y sus cantidades, o porque a nosotros nos encanta probar una nueva cada semana, no podemos pasar sin una báscula que nos asegure que echamos la medida justa de sal, leche, especias o chocolate. Por eso, las básculas son otro de los indispensables de nuestra cocina

Fuente: Food Huggers

El sifón de espuma

Fuente: Gadgets&Cuina

Y las últimas incorporaciones…

Food huggers: se acabó la lata que supone envolver en papel de plata o transparente cada ingrediente a medio consumir. Los food huggers son fundas de silicona reutilizables, que podremos usar tantas veces como queramos. Una forma mucho más cómoda y limpia de guardar en la nevera ese vegetal o fruta que no hemos empleado entero.

Sifón de espuma: nuestra última modernidad de día es un utensilio capaz de trasformar cualquier salsa o sirope en una mousse o espuma. El único requisito es que esté muy diluida para no atascar el difusor.

Aunque tenemos que confesar que este no es un “básico” precisamente, las espumas nos parecen un complemento tan genial para todo tipo de platos que no podíamos dejar de recomendaros probarlas. Son un aparato facilísimo de utilizar en el que solo tenemos que verter el líquido, añadir una botellita de hidrógeno (totalmente inocuo, claro está), agitar, pulsar y decorar. Et voilá! Habremos dado un giro de 180º a cualquier receta.

 

Como podéis ver, hasta los utensilios básicos se renuevan, evolucionan y nos sorprenden con diseños y materiales cada vez mejores. Aunque tengamos la tentación de comprar otros aparatos nuevos y curiosos, lo primero es hacernos con un buen set inicial si lo que queremos es cocinar como un auténtico Chef.

También te puede interesar..

Moras

Relacionados

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*