Yo me lo cultivo, yo me lo como (ten un huerto en casa)

Hoy queremos darte algunos consejos para que te animes a montar tu propio mini-huerto en casa. Disfrutarás de verdura y fruta totalmente naturales.
Print Friendly, PDF & Email

¿Hay algo que aporte más satisfacción que sorprender a todos con una receta que has preparado con cariño y empeño? Resulta que sí: que los ingredientes también los hayas cultivado tú.

Y es que ya te contamos en el post de los restaurantes con huerto que los chefs que se han sumado a esta filosofía coinciden en que merece la pena, tanto por el sabor final de los platos como por la tranquilidad de saber de dónde proviene lo que comes.

Así que queremos darte algunos consejos (y razones) para que tú también te animes a montar tu propio mini-huerto en casa.

¿QUÉ BENEFICIOS TIENEN LOS HUERTOS URBANOS?

        1. Para empezar, podrás

conocer el ciclo de vida de frutas, vegetales, hierbas aromáticas.

        Y si tienes hijos, aprenderán en directo lo que solo han leído en sus libros de texto.
        2. Podrás

cocinar con alimentos sanos y nutritivos libres de pesticidas e insecticidas

        , convirtiéndote en un consumidor más responsable y exigente.
        3. Dispondrás de

un pasatiempo con el que relajarte

        , aprender y estar en contacto con un trocito de naturaleza.
        4. Y podrás despedirte del irritante “tengo que salir a comprar porque se me ha acabado”. Tendrás

tus ingredientes siempre a mano

      , y te motivará para aprender nuevas recetas para darles más protagonismo y disfrutar de su sabor.

Seguro que la gente que ya tiene su propio huerto podría darte muchos más, pero los irás descubriendo por ti mismo.

Y ahora la gran pregunta:

¿QUÉ SE NECESITA PARA TENER UN HUERTO EN CASA?

Solo 4 cosas básicas. Y te las contamos a continuación:

        1.

Un lugar con luz directa

        Mientras haya luz natural, podemos crear un huerto urbano prácticamente en cualquier lugar, un pequeño jardín, un patio, una terraza, un balcón o incluso una ventana.
        2.

Recipientes

        Uno de los más interesantes es la mesa de cultivo, con diferentes longitudes, anchuras y alturas.

 

        También podemos utilizar jardineras, dando mejor resultado las de madera por su capacidad aislante.

 

        Otras opciones son los recipientes de geotextil (sistema bacsac) que tienen como gran ventaja su ligereza, o los jardines verticales que se adaptan muy bien a los espacios más reducidos y se pueden crear incluso con botellas de plástico.
        3.

Un sistema de riego

        Podemos

regar de forma manual

        , lo cual será un buen método sobre todo en pequeños huertos (3 o 4 macetas).

 

También tenemos la opción de las jardineras con autoriego, que disponen de un depósito de agua en la parte baja que mantiene húmedo el sustrato permanentemente.

En cambio, si tenemos un huerto relativamente grande y sobre todo si en la época de verano recibimos mucha insolación, es de gran ayuda la instalación de un sistema de riego por goteo con programador.

        4.

Semillas y plantones

        Para el agricultor principiante recomendamos comenzar a cultivar utilizando

plantones

        . Esta es una opción interesante para aquellos que se inician en el cultivo ya que, aunque no vemos la primera parte del ciclo de la planta, simplifica bastante las tareas del huerto. Podrás encontrarlos en cualquier vivero.

Poco a poco, y conforme vayamos adquiriendo experiencia, podemos ir introduciendo semillas, optando preferentemente por el uso de semillas ecológicas.

Y por último, necesitarás ganas y un poco de tu tiempo. Te aseguramos que merecerá la pena, y seguro que acabas enganchado a tus nuevos inquilinos vegetales.

Referencias:
El Balcón Verde

La despensa verde

Neff

 

Neff

Cuatroparedes

 

Neff

Ecconex

Relacionados

1 comentario

Me parece precioso me gustaría saber como hacer los maceteros colgantes gracia

Monica

Escribir un comentario


 He leído y acepto la Política de privacidad.

*